UN CUENTO DE GARCÍA MARQUEZ EN LA MODERNA ESPAÑA.

Una juez militar quiere investigar un caso de corrupción en una base aérea, pero al final recibe una sanción por no avisar al general. Ésta es retenida en su despacho hasta que explicó las razones de la invesrigación: malversación de fondos públicos y fraude en documentos públicos.  Este pasaje, que parece sacado de una novela de García Márquez en cualquier país sudamericano o sudaca, como dicen algunos despectivamente en la madre patria, ha sucedido en España, un país supuestamente moderno. La juez se presentó en el acuartelamiento aéreo de Getafe, en Madrid; retenida en el despacho del cargo militar de la base, contra su voluntad, finalmente pudo hacer la investivación, pero los problemas vinieron después cuando, en base al artículo 185 de Código procesal militar, la autoridad correspondiente ha de ser avisada de que se va a realizar una investigación judicial. Finalmente la juez ha sido sancionada con falta grave, lo cual puede fácilmente acabar con su carrera profesional. Algo muy similar ocurrió con el juez Garzón por querer investigar los crímenes del franquismo en una causa en la Audiencia Nacional.

Un país donde los jueces que se encargan de áreas problemáticas o son condenados injustamente o se les expulsa de su carrera no responde a los cánones democráticos. De momento el asunto se encuentra en el Consejo General del Poder Judicial para que cesen las presiones que impiden realizar la correspondiente investigación judicial.

Si la corrupción llega al ejército español, va a ser más que difícil encontrar una manzana que no esté podrida en el maloliente organigrama de la democracia española.

http://politica.elpais.com/politica/2013/06/23/actualidad/1372011998_508799.html

ÁNGEL VILVOORD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a UN CUENTO DE GARCÍA MARQUEZ EN LA MODERNA ESPAÑA.

  1. Gabriela Cuba dijo:

    En momentos como este, me parece de muy mal gusto seguir insistiendo con aquellos términos despectivos para los países de América del Sur, especialmente la palabra sudaca, que no me queda muy claro qué significa. Desgraciadamente la corrupción existe en todo el planeta y hoy en día, mas que nunca, este echo es muy evidente. Así que a organizar el vocabulario de otra manera y a empezar a respetarnos entre los ciudadanos del mundo, porque hay que tener muy presente que “sólo somos humanos”, un punto diminuto en algún lugar del universo.

Los comentarios están cerrados.