LA JUSTICIA ESPAÑOLA APOYA A LOS RICOS Y CASTIGA A LOS POBRES.

descarga (1)El caso Blesa, relativo a la compra de una entidad financiera en Miami por parte de Bankia, no parece convenir mucho a la justicia española. Blesa,  alto cargo de dicho banco, fue condenado a entrar en prisión y no tardó la fiscalía  en actuar para dirimir argumentos contra la decisión tomada por el juez, incluso se están forjando querellas por prevaricación supuesta contra el magistrado correspondiente, con la lógica entrega del pasaporte a este sujeto porque no se ve riesgo de huida.  Las acciones investigadas incluyen la entrega de préstamos dudosos y e-mails con otro de los acusados por estas acciones, que, por otra parte, suponen un terrorismo financiero por cuanto han hundido las cuentas de estas entidades financieras y obligado a la intervención de Bruselas gracias a un rescate muy elevado y costoso. Eso sí, el dinero entregado en las preferentes no se devuelve a los que fueron engañados, muchos de ellos sin tener conocimiento del riesgo que corrían al aceptar aportar sus fondos a cambio de interés que, al final, resultó ser un completo fraude. El juez Silva, encargado de llevar esta causa, fue objeto de todo tipo de presiones para que dejara el asunto, solicitando ayuda al Consejo General del Poder Judicial, la cual fue completamente denegada.

Una vez más se demuestra que la justicia en España está podrida y que todo aquél que ose investigar la corrupción o a algún privilegiado, como el Sr. Blesa, puede ser denunciado sin el menor remordimiento, todo ello para que el status quo del franquismo o de la derechona no se caíga, ni aún robando a los ciudadanos. Falta mucho para que en España haya una verdadera democracia donde la justicia sea imparcial. El hecho de que ello suceda en Europa supone un gradiente que sorprende, sin duda, por su parecido a lo que ocurre en otros países, supuestamente menos avanzados. La corrupción es la corrupción en todas partes, eso está claro, aunque ande vestida de túnica judicial.

ÁNGEL VILVOORD.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.