CUANDO FRANCO SE FUE LO DEJÓ TODO BIEN ATADO.

Los intentos por revitalizar la ley de memoria histórica han caído en saco roto.  Torres Dulce, fiscal general del Estado, se niega a que el Tribunal Constitucional español sienta jurisprudencia sobre las desapariciones del franquismo, los efectos de la perversa ley de amnistía de 1977 o que se dé respuesta a las reclamaciones del Comité de Derechos descarga (1)Humanos de la ONU en este sentido. Quiere esto decir que la constitución española está supeditada a que los asuntos asociados a la dictadura franquista no se pueden ni tocar, como si el viejo dictador, valga la redundancia, hubiera introducido una cláusula en la que algunos son intocables pero otros no. Y yo me pregunto… ¿A quién beneficia esto? Está claro que a la democracia no precisamente, dado que se defienden a sectores ideológicos rancios. Lo que se intuye es la pretensión de proteger a ciertos sectores, muy afines al franquismo, que no se descartan estén dentro incluso dentro del mismo gobierno y el aparato del Estado.

Estos hechos, que de por sí son de especial gravedad, toman relevancia gracias a esta decisión en la que, una vez más, se demuestra que el paso hacia la democracia fue un montaje.

http://politica.elpais.com/politica/2014/01/19/actualidad/1390165773_833126.html

ÀNGEL VILVOORD.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.