LA MARCHA POR LA DIGNIDAD DEL 22M, CON UN MILLÓN DE ASISTENTES EN MADRID, TERMINA MANIFESTANDO LA INCIPIENTE VIOLENCIA ENTRE EL PODER Y LA SOCIEDAD.

A pesar de las buenas intenciones, el clima se caldea en España y la tensión explota en las calles de Madrid ante la tentativa de una acampada urbana por parte de un grupo de manifestantes. Esta es la realidad de un país que en otro momento fue próspero y ahora amenaza con tener un problema crónico de pobreza social. Así se actúa cuando se siente que sólo la dignidad es lo que se puede perder.

http://www.publico.es/actualidad/511107/estuvimos-horas-pidiendo-insulina-desde-la-celda-y-nadie-hizo-caso

Ángel Vilvoord.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.