CÁNCER METÁSTASICO EN ESPAÑA.

EL ESTADO DE LA DESMANTELACIÓN EN LA SOCIEDAD IGNORADA.

imagesCon más de 21.000 ejecuciones hipotecarias en el primer trimestre de este año, con un incremento, del 26% de las demandas por desempleo y un 28% más de concurso de acreedores, España se prepara para ser el espejo donde Europa se acaricia los cabellos, bajo la invitación del FMI.  La España que, según el gobierno de Rajoy, está saliendo de la crisis presenta un modelo caótico en la sanidad, con el reciente escándalo de la primera víctima del ébola en Europa, que tanta tinta está derramando, la situación de la educación pública, con 5.000 profesores menos sólo en Castilla La Mancha, gobernada por Cospedal. Seguir con las novedades de la agonizante España pone el acento en la ineficiencia, la gestión parásito en favor de los que la dirigen y el desdén más absoluto hacia sus ciudadanos. Parece que, cual padrastros dados al vicio de la corrupción, los miembros del gobierno toman medidas ajenas a la realidad humana, convirtiendo a la máquina del Estado en una máquina de terror que actúa de manera desesperada, no se sabe si debido a la falta de medios o a su fin absoluto, que es la supervivencia de un viejo orden ineficiente. Las mentiras, el dolor ajeno, la manipulación, echar balones fuera para no hacerse responsable de las propias acciones y la defensa de un status quo que es protegido desde instancias muy superiores a las que ellos ostentan, están convirtiendo a España en un país de crisis perpetua, con una pobreza creciente y un estado de desesperación tal que parece poco posible que sea propio de un país moderno, donde las tasas de bienestar social tienen que ser elevadas. Sin entrar en muchos detalles, el estado que fagocita el desarrollo social, que no quiere cambios, que no admite la crítica, que se cierra y se esconde tan cobardemente como la ministra de sanidad y que permite toda esa cadena de injusticia y dolor , es el que existe en España actualmente, por más que los medios hablen de recuperación o de milagro económico, algo que llena de orgullo el corazón del Sr Rajoy, pero que envilece la perspectiva de quienes no comparten su exageradísimo optimismo, hasta el punto de encarar con dificultad el por qué sus políticas no gustan a los ciudadanos.

Las cifras son sin embargo tozudas. Toda esa versión optimista y oficial en los medios conservadores, no es más que una apariencia de buena gestión que cae como una torre de naipes.

ÁNGEL VILVOORD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.