NACE LA NUEVA EUROPA DE LAS CENIZAS NEOLIBERALES.

Dos sombras asoman en el sueño de la Europa decrépita. Syrisa y Podemos, ambos partidos de extrema izquierda, con alta posibilidad de gobernar o entrar en coalición y de hacer temblar los pilares ideológico-económicos del viejo continente, dos fenómenos que ocurren en dos países afectados por la crisis y la corrupción hasta extremos intolerables, donde la democracia está perdiendo valor.

imagesEn Grecia se propone una revisión de toda la deuda, lo cual puede poner en jaque a las entidades bancarias que han prestado fondos a este país, en especial franceses y alemanes, con una actitud de alejamiento justificado a las políticas de Europa, basadas en recortes que traen más pobreza El pago de los 280.000 millones de euros que debe este país estarán condicionados a su PIB real, algo que asusta en Bruselas. De hecho su programa implica una marcha atrás con respecto a las líneas reformistas que se han impuesto desde el comienzo de la crisis financiera y que acabó afectando primero con mayor gravedad a la economía griega, como el primero en pedir un rescate en el año 2010. Desde entonces su situación ha ido de mal en peor.

En España,  Podemos propone un programa basado en la regeneración democrática a nivel económico, político e institucional a través de la participación ciudadana y la ruptura con prácticas perniciosas que lamentablemente se han convertido tan habituales que han convertido el arte de la política en el peor ejemplo para lo que debería ser un estado justo, algo que es incompatible con el status quo establecido por Bruselas, fundamentado en el neoliberalismo radical, las decisiones antipopulares y la protección de los intereses de las multinacionales. Estas entidades manejan los contenidos de directivas europeas y otras normas nacionales, por encima de los intereses soberanos. Asistimos a la globalización en pro de los beneficios que se cristalizan en acuerdos tales como los de libre comercio entre Europa y Estados Unidos. Podemos trata de poner un límite a todo eso al igual que Syrinsa,

images (1)Las recientes noticias no dan lugar a dudas. La negativa de Atenas de considerar a la troika a la hora de tratar el tema de los últimos 7 mil millones de euros de ayuda y la decisión de revisar el acuerdo con las autoridades europeas pone de manifiesto no sólo el desacuerdo sino a perspectiva opuesta. Poner el énfasis en un PIB real, de crecimiento para todos y hacer que éste sea la base para el pago de la deuda griega supone un insulto para Bruselas, la cual considera un éxito la política de Rajoy, por ejemplo, cuando la tasa de paro no baja del 25% y la pobreza en España no deja de crecer, algo muy parecido a lo sucedido en Grecia. De hecho muchos alerta de la helenización de la economía  en el otro punto del mediterráneo en un futuro corto si no se toman medidas. El olvido de los problemas reales por parte de quienes defienden los datos de la macroeconomía y desprecian los de la micro es una regla.

Todo ello ya está repercutiendo en el euro, el cual roza  el 1,10 con respecto al dólar y que seguirá bajando ante los vientos huracanados que suenan en el viejo continente, que quisieron ser calmados, pero que siguen haciendo de las suyas, primero en los hogares, haciendo que la pobreza entre para quedarse, después en las instituciones, generando una corrupción propia de repúblicas de bananeras, para llevarse al final toda la infraestructura económica europea si no se es capaz de tener una perspectiva abierta de la situación. Syrinsa y Podemos parece que sí la tienen.

Las recientes manifestaciones en Atenas en apoyo del gobierno griego y la negativa helénica a pagar el 30% de la deuda por considerarla tóxica hace que los intentos de negociación con la troika sean infructuosos, al tiempo que tiemblan los bancos alemanes y franceses, los que más han alimentado la deuda griega gracias a la política de recortes que ha hundido en la pobreza a la sociedad de ese país. Es un hecho que incluso Rusia está dispuesta a ayudar a Grecia. Con un modelo de crecimiento basado en el crédito y la corrupción, no es extraño que se produzca una crisis de semejante calibre y que el FMI vea en el gobierno griego al ogro de Europa, cuando en realidad todo es lógico. Es la historia del lento caer de Europa que comienza cosechar lo que sembró de momento en Grecia, porque la fiesta no ha hecho más que comenzar.

 

ÁNGEL VILVOORD.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.