LA SANGRÍA DE EUROPA

imagesDa vergüenza escuchar a los líderes europeos criticar a Grecia porque han montado un referéndum para decidir cómo se va a negociar el tercer rescate financiero, como si fuera una cuestión baladí. Más bien si se hubiera hecho mucho antes la población helénica no estaría pasando tantos estragos. La política marcada para salir de la crisis financiera ha hundido a la clase media , ha reducido servicios públicos y ha intentado convertir a la democracia en un régimen pseudo policial donde el capitalismo radical quiere campar por sus anchas. Si la gente quiere decir algo al respecto  y poner un límite están en su legítimo derecho de hacerlo pues se supone que Europa es democrática, o al menos eso se dice.

Aunque la verdad no es esa. La regla de Bruselas y Berlín es la prepotencia. Grecia ha sido arrasada por una historia de abusos políticos desde su creación desde 1831 y ha habido poca seriedad pública. Los líderes que la han gobernado han inflado el ejército hasta convertirlo en uno de los que más presupuesto sobre el PIB tiene, llegando al 3% y triplicando al de la mayoría de los países. Toda Europa vendía felizmente armamento a la bella Grecia en aquellos tiempos de burbuja.

Los sucesivos rescate han generado una deuda de 330.000 millones de dólares, la mayoría de la UE y el resto repartido con el FMI y los bancos. Felizmente se ha dado ese diner0 comprando la economía de ese país y desarticulando su posibilidad productiva. Pretender que ahora paguen la deuda es un auténtico disparate y la única vía para hacerlo es otra quita, algo a  lo que se resiste la generosa Europa, que ve como su Banco Central va a perder fondos si se va Grecia del Euro, así como los bancos que le han prestado, los cuales no recuperarán jamás lo que dieron.

En toda una maraña de sucios intereses ocultos, ahora se describe a Bruselas como la salvadora griega, cuando en realidad le ha supuesto la tumba. La caída de la economía de ese país ha sido tal que si tan buenas eran las medidas de ayuda el país debería estar creciendo y no suplicando ayuda como un niño dependiente de su tutor, una nación al borde del colapso donde la pobreza no ha sido importante para la ejemplar Europa.

Y ahora, tras el no aplastante y lógico no de los griegos, pretenden imponer sus principios y dejar caer al país porque ya no saben qué hacer. Primero meten la pata y después, sin la más mínima mea culpa dejan a toda una nación a su suerte. Es el perfecto y modélico ejemplo de lo que es una democracia moderna, autoritaria y negligente.

Mejor soltar la bomba y que los casquillos caigan lo más lejos posibles que seguir quemándose. Y yo me pregunto… ¿Quién  será el próximo? ¿Chipre, Rumanía, Eslovenia en hacer lo mismo que Grecia? La crisis financiera es un lentísimo goteo de desastres que no se notan pero que acabarán con el euro algún día.

ÁNGEL VILVOORD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.