¿QUÉ TIENE QUE VER MERKEL CON CATALUÑA?

images (2En una reciente encuesta electoral de los comicios catalanes suman mayoría absoluta los partidarios de la independencia. El problema catalán lleva en estado larvante desde años y ahora parece ser peor. Los intentos del PP para detener la bola de nieve no sirven para nada y los últimos esfuerzos van encaminados a modificar la legislación del Tribunal Constitucional para que el gobierno español pueda derrocar gobiernos autonómicos rebeldes sin enviar ni un solo cañón. La misma Ángela Merkel solicitó a Rajoy, además, que tomara medidas contra lo que se avecina si no se toman medidas a  tiempo. Que la canciller alemana se meta en los asuntos internos de España suena a colonialismo burdo en el que  se deciden desde otros lugares que les conviene a los españoles sin conocer ni tan siquiera su realidad, sino que en materia interna los alemanes tienen que aconsejarnos.

España, un país en la cola de Europa, en el sur empobrecido y siempre servil al euro, cueste lo que cueste, está perdiendo su autonomía y los enanos salen por todas partes. La debilidad por la crisis griega, con elecciones para el 20 de septiembre, a nueve escasos meses de las anteriores, no soportaría la independencia de Cataluña de un país miembro de la UE y supondría poner a España en el punto de mira internacional, no precisamente por  un paso hacia adelante, sino hacia atrás y de dimensiones públicas,

Profundizar en la problemática catalana exigiría percatarse de la inoperancia de la política española, carente de dirección y siempre al antojo de los que deciden qué es bueno o no. Está claro que por muy de derechas que fuera el PP si tuviera en cuenta los intereses de los españoles, como ellos dicen, algún resultado positivo habría para el común de los mortales que, por ejemplo están sin empleo. El comprensible el hartazgo de muchos catalanes ante lo español, del mismo modo que el conjunto de ciudadanos cuyos votos van a ir en contra del bipartidismo tras una legislatura desastrosa para una amplia parte de la población, pero no va a ser la solución ante un drama nacional. En tiempos de crisis se imponen los radicalismos, el PP oye las voces de más extrema derecha y los catalanes optan por la independencia, todo un ejemplo de lo que ocurre cuando un país entra en una crisis lacerante y basada en la falta de inteligencia.

ÁNGEL  VILVOORD.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.