OPINIÓN

LA TEORÍA DEL CAOS.

La entropía es un fenómeno curioso. Para todos los que no lo conozcan se basa en la instauración del caos dentro del mismo sistema para que se autodestruya. Toda opción no es más que un paso más hacia el ansiado esfuerzo que se confunde con el objetivo, que es generar una situación de crisis indefinida. De dicha inestabilidad hay algunos actores que se benefician a corto plazo, a costa del precio que tiene que pagar la mayoría, que, en realidad, es la que mantiene el sistema, valga la redundancia, vivo y estable.

Todos los indicadores económicos, políticos y sociales actuales apuntan a esa endiablada adoración por la teoría del caos. Como si una especie no encontrada de estulticia se encargara de hacer imposible cualquier solución, así se está mal dirigiendo la situación hacia la desigualdad y al disparate. Son tantos los ejemplos que habría que escribir un ensayo bíblico para ilustrar todos los ejemplos, razón por la cual ilustraré sólo uno.

El negocio redondo de la subprimes o hipotecas encadenadas asociadas a la burbuja inmobiliaria supuso grandes pelotazos, pero también grandes problemas. Los precios de las viviendas se inflaron hasta niveles sólo aptos para los muy ricos, algunos ligados a malas artes y blanqueos de capital. Los humildes que osaron comprarse una vivienda se vieron en una situación compleja pues fue tal la fabricación de dinero artificial que no existía que las hipotecas se convirtieron en simplemente algo inasumibles. No podemos olvidar quienes sostienen la estructura de manera continuada y constructiva o clase media. Parece ser que perder este dato simplemente ocasionó la ruina de Lehman Brothers. Es decir un solo banco generó la peor crisis económica desde 1929.

Sólo siete años después la situación se repite.  Entidades como el Deutsche Bank tienen pérdidas tan abultadas que ni el mismo Banco Central Alemán puede acudir en su socorro. Resultado: sus valores en bolsa bajan más de un 40%. Este caso, de darse, supondría un agravamiento de la situación en las entidades del viejo continente, ya con apuros. La bolsa de Milán ha bajado más de 25% desde principios del año del mono. Miedo da pensar que le ocurriría si el Deutsche Bank cayese en su trampa. La razón de este desorden se debe e a algo muy simple. En tiempos de crisis se aplican políticas restrictivas de gastos y reducción de salarios para que las empresas puedan manejar torpemente mejor sus beneficios. El ataque sistemático a la clase media supone la mayor estupidez, la reducción en educación supone un quebranto al funcionamiento democrático y una permisiva ilusa   corrupción más que sanguinaria. Puestas así las bases para el desorden el bajo consumo, los impagos bancarios y otras estrategias como el inflamiento de activos a costa de intereses virtuales y circulación de dinero en pocas manos provoca la hecatombe. No hay máscara que resista mil años, si es que llega a ocho. El afán de Bruselas por el déficit público, sólo exclusivamente para defender al euro en los mercados internacionales, supone una trampa tal que crea un sistema basado en la fantasía. Por otra parte el hecho de que la deuda de los países desarrollados crezca hasta superar el 100% del PIB en no pocos casos ayuda muy poco a resolver la ecuación.

La guinda del pastel   la ponen los consiguientes efectos sociales. Una conciencia basada en la facilidad y el poco esfuerzo, del mismo modo que ocurre con los actores vampíricos, hace creer que protegiendo el bien se consigue algo. La extrema derecha y otras ideologías asociadas a sectas como el cristianismo u otras religiones más peligrosas aún  se adueñan de los parlamentos, y si no surgen otros movimientos de extrema izquierda que viven el viejo sueño de otros tiempos. El problema surge porque cuando el mal está en la raíz el árbol está podrido y es cuestión de tiempo que no tarde en secarse, a pesar de que caigan huracanes de lluvia. En otras palabras hay que arrancarlo y esperar que vuelva a crecer otro sano. La putrefacción llega así a extremos tan graves que el sistema vive a costa de su propia y absurda fantasía, como si fuera el legado inmanente para los hijos de los hijos. Sin embargo la realidad es terca y dos más dos son cuatro, a pesar de que los economistas y políticos negligentes se empecinen en sus largas y absurdas teorías. Corre por lo tanto peligro la democracia y se opta por un sistema  de control que sigue  profundizando en el disparate. ¿Cómo es posible crear orden si no se parte de un planteamiento ordenado en vez de dedicarse a eliminar amenazas hasta la extenuación? Hay que recordar que lo que ya está en peligro es la permanencia del ser humano en su planeta,  el cual explota, envenena y deja en un estado de extenuación climática, que amenaza con dejar al 80% de la población mundial sin agua potable en los próximos cincuenta años si no se pone remedio. ¿Qué clase de estructura económica se puede sostener así, por no hablar de las tensiones internacionales acumuladas ante el temor de que unos cuantos misiles termonucleares hagan de las suyas y den el golpe de gracia a la estupidez humana?

Y todo eso pasa mientras millones de personas con conciencia comprada se dedican a perder el tiempo absorbiendo información tergiversada o simplemente dando a la mente el entrenamiento fácil de la telebasura más aborrecible y sucia, enturbiados en realidades tan falsas que la propia saga de matrix se queda en un juego de niño de dos años. Sólo el verdadero espíritu humano nos puede hacer reaccionar y diferenciar entre lo real y lo que no es más que una atroz muestra de cómo la enfermedad mental puede ser perfectamente colectiva o nueva pandemia invisible de irresponsabilidad, egoísmo y destrucción del que no es más que una pieza de la identidad del ser colectivo que nos hace llegar al cielo o al más cruel de los infiernos.

Es así como la teoría del caos se convierte en el  punto de partida  y de destino de una inteligencia escasa que sólo sirve para demostrar que la estupidez no tiene límites.

 

ÁNGEL VILVOORD

LA DEMOCRACIA ORGÁNICA.

FOTO 1Analicemos paso a paso qué ocurre cuando el pueblo supuestamente elige para entender por qué se hace la trampa.  Es de suponer que cada cantidad determinada de años podemos elegir a quienes nos gobiernan. Sin embargo el primer escollo es qué elegimos. Si son personas con deseos de ver crecer a nuestro país resulta algo muy convincente, sin embargo normalmente votamos a partidos cerrados y a una serie de personas preestablecidas que han sido previamente elegidas para formar parte de la lista electoral y lo que es peor representan a una ideología. ¿Hasta qué punto todo principio moral no encierra un beneficio personal o colectivo que no está por encima de los intereses generales de la humanidad? ¿Cuántos infinitos argumentos se pueden crear para defender tal posición? ¿Qué ocurre cuando en un partido ocurre eso o incluso algo tan peor como que sean otros los sectores que lo controlan? ¿Qué valor tienen entonces las personas que votamos frente a todo el teatro oculto que se esconde detrás y cuánto tiempo tarda en materializarse tras el gran engaño?

FOTO 2Todo ello convierte al voto en un instrumento casi inútil y deja a la ciudadanía sin argumentos ni armas frente a los intereses supranacionales de las grandes compañías que quiere comprar la democracia como si fuera una inversión a largo plazo. No es sólo cuestión de qué existan intereses partidistas y de ser así podría haber una solución. El simple hecho de que los que gobiernan provengan de las élites económicas pone ya los pelos de punto, junto a la influencia de la masonería, el opus dei  u otros grupos de influencia mundial que podría mencionar. Sólo un puñado de ciudadanos con ideas de ciudadanos, preparados para ilusionar a la población pueden sacar a la democracia de su escollo ya que es deseo de muchas capas sociales que la política cambie sus formas. Se suele decir que la costumbre tiene demasiada fuerza y los sectores gobernantes se acaban arrogando privilegios excesivos frente a la mayoría de los humanos y eso ha de ser completamente erradicado.

FOTO 3La lucha por el poder no ha de ser tal, sino la guerra por los planteamientos abiertos para unir esfuerzos por encima de los partidos con el fin de crear un nuevo orden social. Llevamos muchos siglos con un sistema fallido y buenos resultados de plataformas ciudadanas como Podemos o el CUP en Cataluña demuestran la necesidad de un cambio de posturas y una forma muy diferente de hacer las cosas, en el que el resto de la ciudadanía, a través de la democracia participativa, el ciudadano tenga información de lo que hacen con su voto ya que sin éste no existiría nada. La democracia ha de ser participativa y el pueblo tiene derechos más allá de votar y someterse a las reglas. Ha de defender los intereses generales y para ello ha de ser libre y consciente, algo que los medios se encargan de evitar a toda costa. No es descabellado pensar que lo que está en juego es la maniobrabilidad de la dignidad del ser humano para tener un derecho básico que es tener una vida digna en la que poder crecer espiritualmente y evolucionar en su conciencia. Todo lo que no sea esta meta se convierte en un simple negocio donde las personas son empleadas como mercancía barata al servicio de los intereses ajenos.

Claro que todo cambio pasa por la destrucción del viejo orden, hecho frente al cual muchos no se van a quedar de brazos cruzados y van a luchar hasta sus últimas consecuencias, estrategia frente a la cual los ciudadanos tenemos que tener la frente bien al alta y desafiar sus sucias pretensiones con inteligencia, de manera pacífica, para que aprendan que nada pueden hacer frente a esa realidad. Ese es el desafío que tenemos en España y en el resto de los países que se denominan “democráticos”.

 

LA DEMOCRACIA ROTA.

VotoLa democracia está rota, resquebrajada e inutilizada por los poderes fácticos y todo artificio institucional no es más que una puesta en escena. La vieja división de los poderes para evitar los abusos, tal como propuso Montesquieu, ha quedado como una reliquia del pasado y todo tiende a que la justicia participe de la red de prostitución política en beneficio de los de siempre, mientras los gobiernos mal elegidos actúan hipócritamente  haciendo creer a los ciudadanos que son libres.

No es posible establecer una red de equilibrio sin un derecho a pensar, decidir y tomar la decisiones que mejor benefician en cada momento. Para ello se necesita de un buen sistema educativo que permita a los sujetos conocerse a sí mismos y descubrir su fuerza interna, lo cual sería un buen antídoto contra todo intento, al menos involuntario, de un sistema cuya tendencia es la corrupción; en otras palabras el ciudadano tiene que corregir pues es esa su sagrada función y de ahí su necesidad de aniquilar su criterio cueste lo que cueste.

La manipulación ideológica, desde la falsa moral, las distintas religiones, los impedimentos libertarios a través de la sucia guerra económica que hacen que la mayoría de la población viva en el nivel de subsistencia a través de la imposición del dinero como forma de control sobre las posibilidades de los demás, haciendo que las preocupaciones se centren en las necesidad del día a día, haciendo que la mente se vuelva mezquina, mediocre y hasta cruel en no pocos casos, crea una red de complicidad en la que los corruptos se unen con los corruptibles porque éstos también se benefician de la tremenda red de obscenidad y descrédito que ello merece a la raza humana.

Con el transcurso del tiempo la situación lejos de arreglarse, hace que los avances tecnológicos esclavicen más al ser humano en su insignificante conciencia de sí mismo, provocando que el mecanismo de control llegue a un nivel de matrix, en el que ya no es cuestión de hacer una revolución a la antigua usanza, sino de forzar un cambio en la conciencia planetaria que haga frenar la devastación espiritual a la que se ve sometido el ser humano todos los días en este plano terrenal. Es como si la verdadera naturaleza del hombre se reafirmara siguiendo los postulados de  Hobbes al decir que, valga la redundancia, “el hombre es un lobo para el hombre” y sólo un puñado de locos despiertos fuéramos capaces de arriesgarnos para cambiar este caótico futuro para nosotros y nuestros hijos.

Del mismo modo que la maldad es contagiosa, también lo es la virtud, la caridad, la comprensión, el amor y la conciencia en estado puro y de eso justamente se trata. Es el cuento de un bello planeta gobernado por la mentira y los actos inconscientes o conscientes que conducen a la destrucción a veces interesada. Es por ello que la lucha se hace más necesaria que nunca desde dentro de cada ser para darse cuenta no sólo del gran engaño de los en pocas ocasiones psicópatas que quieren guiar nuestros designios, sino para descubrir que no somos los que nos han enseñado desde el momento de la cuna.

Así, en un plano de vértig0 es posible rehacer el puzzle de la unidad porque lo que ocurre en todas partes pasa en cada molécula y lo que está en juego es la supervivencia de nuestra especie en un rincón lejano  de una galaxia cualquiera. Sólo mediante la suma de la comprensión cósmica es posible salvar al ser humano de su propia estupidez, de otro momento todo lo que se invente para mejorar la vida de los habitantes de este planeta será una quimera o un absurdo más a los miles de errores que la mayoría de las personas se resiste a aceptar. Comprender la libertad es esencial en toda su dimensión, sin intelocutores ni charlatanes.

 

ÁNGEL VILVOORD.

 

LA LUCHA POR LA JUSTICIA. CUESTIÓN DE PODER.

imagesSuele ocurrir que los oprimidos son más justos que los que oprimen y que no cuentan con los medios para librarse de los que limitan sus oportunidades. Los que sostienen este fastuoso sistema absurdo no permiten cambios y sancionan con leyes y castigos a quienes osan incumplir las normas, que parecen decididas para poner en una balanza si existe derecho a la dignidad humana o no.  Son los pueblos los que en definitiva han de fabricar sus propios cambios, no sin caer en fuertes contradicciones.

En el caso de España la transmutación es urgente. Décadas de supuesta democracia basada en una estabilidad económica han servido para demostrar los defectos de una manera de gobernar asociada a postulados del siglo XIX que ahora comienzan a ser un problema. La protección a los que más tienen, la manipulación de la justicia para que los que dirigen no se vean en problemas y hacer caer todo el peso de la ley en los más débiles se está convirtiendo en norma en España, país en el que la corruptocracia se ha asentado sin paliativos por parte del Partido Popular.

Ante semejante panorama una amplia capa social implora un cambio, la misma que votó al PP hace casi años pensando en que los elefantes volaban de azul sobre sus tejados. Ahora, desanimados y sin futuro o fuera de sus países, comprender su craso error y piensan en Podemos o Ciudadanos para que les saquen las castañas infernales del fuego. Está claro que un país no se educa en cuatro años que son muy pocos, razón por la que estos partidos están de moda y son una gran incógnita. Justo en momentos de crisis es fácil que surjan ideologías populistas y extremas que parecen decentes y que luego demuestran su inutilidad ante una sistema tan débil que se caería con un dedo. Una cosa es dar un mitín y otra, muy distinta es cambiar una forma de hacer las cosas.

Claro que para eso tendría que ser la misma población la que se sometiera a tratamiento para examinar no sólo su conciencia sino su lógica, del mismo que un paciente para curarse necesita trabajar en su mundo interno. Todo intento de resolver de manera simple, sin cuestionar las actitudes egoístas ni establecer verdaderas redes de solidaridad social, dejando la salida en las urnas para echar al despechado que mintió es como un brindis al sol. Los elegidos son el resultado de los que escogen en su esencia, la sucia conciencia de Rajoy fue la que tenían los que lo eligieron en 2011 dándole la mayoría absoluta que ha convertido  a España en un laboratorio de políticas pseudofascistas y de hecho cualquier continuidad sin hacer un ejercicio de mea culpa es un disparate.

No importe que se llame podemos porque el cimiento de un país no son sus políticos sino su gente que, conscientemente tiene que ser coherente consigo misma. De lo contrario viene lo peor. El caos de la ingobernabilidad y los cambios imposibles, así como las promesas incumpLidas. Sólo un país moralmente decente puede presionar para que se hagan los cambios necesarios para que la justicia se haga real y lo podemos hacer y espero que no tardemos demasiado tiempo.

ÁNGEL VILVOORD

 

 

AHORA LES TOCA A LOS REGISTRADORES DE LA PROPIEDAD. ¿LOS SIGUIENTES?

La privatización de los Registros de la propiedad ha supuesto un jarro de agua fría para estos profesionales, los cuales han intentado dialogar con las huestes peperas, algo casi imposible cuando se les mete algo entre ceja y ceja, del mismo que Gallardón, siguiendo con su estela de éxitos promete una ley de aborto que pone los pelos de punta a muchas mujeres que,  o bien interrumpen su embarazo en Londres, como en tiempos de la dictadura del padre de ministro de justicia, por cierto, o se arriesgan a que algún médico ilegal les libere de la tortura de un embarazo no deseado. Lo mismo ha pasado a los trabajadores,  a los jueces con la nueva ley del poder judicial, que les somete a una disciplina cuasi-militar para que la corrupción pepera no salga a la luz y a tantos otros colectivos que sufren los ardores del gobierno más inepto de la corta pseudo democracia española. Son tan malos perdedores, que ante la avalancha que se les viene con las elecciones municipales quieren hacer una reforma electoral, para, por poner un sencillo ejemplo, hacer que Ana Botella siga siendo alcadesa hasta el fin de los tiempos.

Menos mal que este gobierno durará poco  pero antes seguirá haciendo sus imprevistos pinitos en los que demostrará su ideología rancia. Pero sí va a conseguir que todos los colectivos se pongan en su contra para darles una sonora patada en las urnas en su momento adecuado, cosa que hacen de manera magistral e inconsciente, como si se vieran atacados por todas partes. Está claro que España ya no gana en casi nada, salvo en ineptitud.

ÁNGEL VILVOORD.

UCRANIA Y EL TABLERO DE AJEDREZ.

descargaMuy al margen de lo que digan los medios de ambos bandos, ya sean europeos-norteamericanos o rusos, los cierto es que los intereses económicos y estratégicos juegan un importante papel en este rompecabezas que puede conducir a la tercera guerra mundial si no se entra con cuidado. Tener en cuenta que Europa ha perdido el norte y que desea su expansión como único modo de prosperidad, mediante acuerdos de libre comercio con Kiev, o que EEUU está muy interesado en hacerse con el control del país con el tercer ejército más grande del mundo se convierten en unas de las razones para incentivar al gobierno de extrema derecha de Ucrania para que intensifique una guerra contra rebeldes que al final protestan en un país en bancarrota y cuya población ve con preocupación como la riqueza se centra en un grupo muy concreto, lejos de la políticas sociales. La pretensión de Europa y de EEUU no está muy lejos, por otra parte, con la del FMI, en un país con una deuda exterior enorme y al que pretenden exigir sacrificios presupuestarios, como a España o Grecia en su momento. La clave reside en un afán de beneficio económico que va, incluso, más allá.

Ucrania, el tercer productor de trigo en el mundo, es esencial para jugar en el precio de esta materia prima. No sería de extrañar que ante la guerra civil, con cientos de víctimas, que son indiferentes en el fondo del asunto, se buscara una manera de beneficio económico. Con un trigo más caro, las compañías correspondientes ganarían más dinero y de eso se trata. Cuanto peor esté el país más beneficio tienen algunos. Por otra parte la expansión de la OTAN es necesaria ante el plan de los EEUU para instalar un nuevo sistema defensivo. Ucrania es un lugar privilegiado por cuanto conecta con el mar negro y posee el 40% de los conductos que llevan el gas ruso a Europa.

Una vez más se demuestra la inconsciencia política de la clase política internacional. Por un lado en Europa se habla de Ucrania como si estuviese en Marte y por otro se oculta la calaña de la clase política de Kiev, asociada a los grupos ideológicos que permitieron la invasión de Hitler durante la segunda guerra mundial, al ser partidarios del nazismo. Por otro Rusa, anclada en un extremismo similar al de Kiev, pretende recuperar su zona de influencia ante la crisis económica. Hay que recordar que Ucrania recibe el 25% de las exportaciones rusas, razón por la que tampoco le conviene a Putin perder esa zona de influencia. Al final, en una disimulada partida donde Moscú podría introducir a sus partidiarios en la zona este del país, justo donde se producen los sangrientos combates entre el ejército ucraniano y los rebeldes prorrusos, la clave reside en el sostenimiento del un sistema corrupto, pero, visto lo visto, poniendo en jaque la paz mundial.

Está claro que continuará la historia y que el final, si no se evita, será el que tantas personas temen ante la falta de ética de los líderes mundiales.

ÁNGEL VILVOORD

EL ESTADO Y EL TERROR.

descargaLo más fácil en el caso de que se produzca una manifestación,  de haber incidentes violentos , es echar la culpa a los que se manifiestan si ver si existen infiltrados o personas interesadas en romper la paz, eximiéndose a la policía de toda responsabilidad posible. En toda constitución moderna que se precie se declara el derecho a la libertad de expresión, pero parece que algunos gobiernos están molestos con ella, máxime cuando su política es tan nefasta que las protestas son más que evidentes, así como la movilización social en busca de soluciones alternativas a las que ofrecen gobernantes ineptos, por decirlo de una manera suave.

Los movimientos 22M y las acciones contra la ley del Señor Wert son buenos ejemplos. La delegada del gobierno parece que tiene bombilla encendida y no se le ocurre otra cosa que organizar detenciones masivas en las facultades madrileñas, allí donde según Cristina Cifuentes, se hacinan personas que sólo hablan en asambleas, algo demasiado peligroso para un gobierno que no desea que sus ciudadanos piensen y que han de someterse a las leyes que contienen el sagrado espíritu del franquismo más rancio.

Es así como el estado se convierte en agente agresor de quien, expulsado del sistema, ya sea por desesperanza o por  visión más negativa del futuro propio o el de los hijos, toma conciencia de la necesidad de un cambio de perspectiva social, hecho que choca contra los intereses que protege el gobierno del PP, al servicio de los sectores de las sombras.  Tal vez como un plan urdido con inteligencia o con estupidez, se lanzan a seis millones de personas al paro, al 30% de la población nacional a la exclusión social, a un porcentaje similar de niños a la pobreza, a una educación pública de tan baja calidad que parece no interesar al gobierno, a la sanidad a su privatización encubierta o a la reducción de los servicios, a la complicación del uso de justicia como forma de resolver conflictos sociales, de por sí ya colapsada, a la instauración de una ley del aborto que parece sacada del cajón de los despachos franquistas, una ley de seguridad ciudadana que, incluso, el Consejo del Poder Judicial, considera inconstitucional, cuando la ideología de estos órganos es en algunos aspectos más que conservadora y  cuantas cosas se les ocurran a gobernantes que ni escuchan y sólo saben oler el perfume de sus corbatas o faldas de Ives Saint Laurent,  sacados de no se sabe de qué museo decimonónico.

Es así como el estado, vuelvo a decirlo, se convierte en agresor, en actor de movimientos de terrorismo social en los que amparado por la ley se dedica a aniquilar derechos ciudadanos y a instaurar un régimen de terror a través de las fuerzas de seguridad, como único medio para que el status quo en el que nadan como delfines en el caribe no se vea enturbiado por molestos antisistemas.

Es así como la constitución es papel  mojado. Ni la vivienda, ni el alimento, ni el trabajo, ni la salud ni la protección social se cumplen, salvo que, claro está, que los gobernantes y sus intereses externos se vean alimentados con la sucia manipulación. Será por eso que las fuerzas antidisturbios, a las vista de los vídeos, parecen ignorar derechos básicos de la constitución como el de manifestación, el de la dignidad de los ciudadanos, como los leones defensores de los corruptos. Será por eso que la democracia se convierte en papel mojado y de nuevo se regresa al comienzo de los tiempos, cuando todo estaba por hacer y la libertad tiene que reinventarse, así como acudir a la solidaridad para que las cosas sean acordes a la dignidad y los derechos humanos.

Nos engañan con palabras bellas sobre la dignidad humana, pero nadie puede hablar de ello si no se lucha por ella todos los días, sobre todo si las agresiones son tan constantes que se hace necesaria en ocasiones la pacífica desobediencia civil frente al estado corrupto.

¿Señores del PP,  Me pueden explicar qué carajo están haciendo.?

ÁNGEL VILVOORD.

¿EN QUÉ COINCIDEN TODAS LAS LEYES?

Se suele hacer una crítica punto por punto de lo que son las decisiones políticas, pero no es fácil que alguien se salte los grandes detalles que se observan desde la distancia. El cambio producido en España a raíz de la llegada del PP se ha analizado en base a aspectos, pero queda la gran pregunta…¿Qué hay detrás de todos ellos? Existe una congruencia en las decisiones tomadas que son más que preocupantes.

imagesDesde la llegada de Rajoy no se han hecho ciertas cosas como asegurar la independencia del poder judicial, proteger al sistema democrático de la corrupción, castigar a aquéllos que se apropian de lo indebido, anular los privilegios de la iglesia católica, establecer unos parámetros justos en materia fiscal o aperturar el ejercicio de los derechos de los ciudadanos. Estas materias, indispensables para un estado que se precie moderno, han sido junto a otras las que el Sr. Rajoy no ha tocado. Sus razones tendrá.

Analizando todos los proyectos aprobados o pendientes, desde la ley mordaza, la reforma del aborto, del código penal, del acceso a la justicia  y otras muchas que aquí no cabrían se llega a una conclusión escalofriante. El PP sólo tiene un fin y éste es establecer una sociedad desigual donde para acceder a los derechos que concede la ciudadanía española haya que pagar; así, los desfavorecidos se verán obligados a ir a la sanidad pública, cada vez más disfuncional, recibir una educación de peor calidad, no podrán abortar salvo que lo hagan en Francia, no podrán ni decirle las cuarenta a los políticos porque si los denuncian en los juzgados, no tendrán autorización para protestar mientras les quitan las casas, el futuro propio y de sus hijos. Se puede decir que este gobierno tiene una obsesión aniquiladora de la sociedad que roza lo patológico, fruto de una mentalidad que parece sacada del franquismo, pero con una diferencia. Éstos nuevos herederos son peores pues para controlarnos sólo tienen que imponer un chip o hacer un golpe de estado institucional que anula la de por sí frágil democracia española.

Quedan los años de penurias, quedan dos años de pesadilla, quedan dos años en los que habrá que aguantar a unos ineptos títeres inmorales que intentarán regresarnos a los viejos tiempos del couplé. Depende de nosotros. La democracia es algo que se gana día a día y el ciudadano tiene el poder de desmantelar todo este teatro.

ÁNGEL VILVOORD.

 

 

CUANDO GOBIERNA LA MAFIA.

 Es corrupto todo aquel que practica la doble moral de decir una cosa y hacer justo la contraria, es mafioso aquel que con tal de imponer su punto de vista porque no sabe perder hace lo humano e inhumano por salirse con la suya, ya sea una acción violenta, evidente, o simplemente solapada. Cuando se habla de este término se alude a los grupos de gángsters de los años 20 o a los traficantes de drogas, pero no nos engañemos porque hay mafiosos mucho peores y generalizados que los antes mencionados y descritos en las películas de Hollywood. Analicemos varios casos para entender el trasfondo de este concepto.

Fuera de mi país puedo tener otra visión, incluso comparada con la peruana. En ambos casos, por poner un ejemplo, están tratando de maniatar a los respectivos tribunales constitucionales o protectores de las cartas magnas. En Perú un incidente con una ley que multaba con 1,800 soles a quienes no querían ir al servicio militar, un hecho de clara discriminación, fue anulado por dicho tribunal y la reacción ha sido elegir a nuevos miembros, afines a dos partidos, uno de ellos Perú Posible, del expresidente Fujimori. La estrategia tiene un claro fin que es impedir que las leyes del parlamento peruano queden en evidencia por antidemocráticas y la mejor técnica gangsteril es controlarlo. Además las críticas de Humala en torno a algunas materias sobre las que debería eximirse de opinar son un buen ejemplo. Lo mismo desean con la defensoría del pueblo. Algo muy similar ocurre en la democrática y moderna España donde el presidente del TC es simpatizante oficial del partido popular, ello significa que en caso de empate su voto es primordial. Ya sería el colmo que se descubriera algún sobresueldo que otro por parte del partido en el gobierno.  Teniendo en cuenta que el PSOE ha presentado recursos contra 11 leyes del gobierno del PP, les viene de miedo ya que tiene a un protector contra los planes de la oposición izquierdosa y muy peligrosa.

Otra muestra es la ley de amnistía de 1977 que impide juzgar los crímenes del franquismo en España. El juez Garzón fue inhabilitado precisamente por ello, aunque con una excusa completamente distinta. Su intento por aclarar algunos de los crímenes de la dictadura que duró casi 40 años fue la excusa para erradicarlo de la vida pública. Incluso la misma ONU recomendaba a España eliminar dicha norma para adecuarse a los derechos humanos. Sin embargo un país parece haber acogido este clamor y ha sido Argentina, tal vez en agradecimiento a Garzón por querer perseguir a Pinochet o a algunos de los dictadores de aquel país. La intención de crear una Comisión de la Verdad sobre los Crímenes Franquistas, con el apoyo de Euskadi, Fuenlabrada, el parlamento andaluz y muy probablemente  el de Cataluña, junto a un procedimiento judicial contra este periodo de la historia hispánica, no va a quedar en agua de borrajas, sino que será una delegación de la ONU la que se encargará de visitar Madrid el próximo mes de septiembre. La intención es investigar por qué en España se sigue protegiendo al franquismo. Aunque la respuesta está muy clara: PP y amigos nostálgicos de la dictadura son la misma cosa. La constitución de 1978 no fue más que un parche incompleto porque la ideología de la derechona caciquil sigue viva y ahora está en el poder, al igual que en Perú, pero con otros principios.

El fondo es el mismo: amor a la patria y a Dios. De hecho en España la iglesia católica parece dirigir cada una de las leyes que se discuten sobre el aborto o la educación, gracias a políticos afines a la rancia hipocresía de esta pseudo-religión o secta. Lo mismo ocurre en Perú, con el agravante de que han sido incapaces  eliminar el espíritu de la santa inquisición ni en las conciencias más humildes, todo ello acompañado del amor a su patria, mientras por otro lado la maltratan hasta la desesperación.  Mientras tanto en España el gobierno sufre un descrédito brutal y la corrupción lo acosa de la mano del extesorero de su partido o Bárcenas, el cual está en prisión contando al juez todos los tejemanejes mafiosos años 20 de las cuentas opacas del PP. En Perú por su parte dos expresidentes están siendo investigados por graves casos de corrupción económica y política. Diríase que estos dos países hispanos no se diferencian en nada. Mientras en España 4000 personas protestan en Madrid contra la corrupción y algunas sufren los palos de la policía en pleno centro de , algunas de ellas periodistas y fotógrafos, en Perú quieren poner una mordaza a la libertad de expresión en las universidades.

Democracias de títere, democracias muertas, democracias de héroes trasnochados, democracias decrépitas cuando  los que gobiernan se parecen más a psicópatas y malos perdedores que a lo que se supone son seres humanos dignos de ostentar estos cargos. No olvidemos que la política es uno de los pocos gremios en los que los mafiosos pueden llegar a tener mucho poder y sin problema alguno.

ÁNGEL VILVOORD.

DE LOS ANTISISTEMAS VÍRICOS.

Las encuestas electorales dejan datos sorprendentes. De celebrarse hoy sufragios en Madrid, el PP, perdería el poder, lo mismo sucede en la comunidad de Madrid, y  a nivel nacional más de lo mismo. El partido del gobierno, con mayoría absoluta, se hunde sin pausa en su propio lodo en las aguas abisales, mientras el PSOE sigue encallado, IU toma el testigo de Rubalcaba, y eso, sin tener en cuenta que aparezcan partidos de corte completamente nuevo. No se descarta que un grupo del 15M y de democracia real ya tomen una iniciativa de este tipo, de hecho llevan mucho tiempo en conversaciones y muy serias, por lo que parecen aportar ciertas noticias.

El modo en el que se tambalean los cimientos de un país pasa inevitablemente por la pobreza. Canarias ha incrementado su nivel en un 21% de 2008 a 2011, Valencia en un 18 y Andalucía en un 16. Es de suponer que estas cifras son más elevadas en la actualidad. Y lo cierto es que la ciudadanía comienza a tener conciencia del problema. Que 900.000 madrileños se opongan a los planes de la consejera de sanidad de la comunidad de Madrid no es moco de pavo, sino algo mucho más consistente y que debería alertar a todo el equipo de gobierno, cosa que no parece ocurrir.

Pero sigamos con la secuencia. La pobreza está llevando a la gente a dos cosas: primero a sentirse excluidos socialmente, y, segundo, a exigir. De ahí que los partidos mayoritarios PP y PSOE se hundan en lo más profundo, de seguir la tendencia, no sería nada extraño. La salud democrática de un país no se mide por cuántas elecciones tiene, sino por lo efectivo de sus mecanismos ante los ciudadanos. Es un hecho que cuando las decisiones políticas se toman siguiendo rígidos principios de la ortodoxia más decimonónica o que cuando la corrupción se convierte en el motor que mantiene vivo al poder, ya sea mediante casos concretos o simplemente admitiendo la ineficacia de los que lo ejercen, se produce un empobrecimiento democrático. Las soluciones no son para todos, sino para unos pocos.

La crisis económica tiene su fundamento, por otra parte, en un sistema caduco de producción que prima el resultado final sobre el esfuerzo o el mérito necesario. Por ello el fruto es en muchos casos para los que no lo merecen, mientras los que sí deberían tenerlo, están en el bando contrario, en las calles gritando sus pancartas. Este modelo, obsoleto, basado en las burbujas o inflamientos, ya sea de precios de viviendas, de bienes básicos, o de préstamos que aumentan de manera temporal el consumo interno de un país, otorga un sueño efímero, el mismo que se sufre en toda Europa. Francia ha entrado en  el  primer trimestre de este año en recesión, mientras Alemania, la locomotora de la economía del viejo continente, lo hace en un escuálido 0,1%.  El virus de la crisis no es tal, es el virus del fallo interno que tiende a bloquear el programa o disco duro que tienen todas las democracias del mundo, que se presten a denominarse  modernas. El divorcio entre la clase política y la sociedad empieza a ser algo preocupante y las fuerzas de seguridad están ahí para hacer el trabajo sucio, proteger al poder de sus rebeldes externos. Me pregunto cuánto tiempo tardará  el núcleo duro de la UE a la defensiva frente a lo que parece ser un tsunami que amenaza con arrastrarlo todo, hasta el mismo euro. Mientras tanto los diques están ahí, la gente vota y los elegidos gobiernan para otros más poderosos, eso, hasta que se demuestre que todo no es más que un sucio montaje y la sociedad lo diga claramente.

Ante eso es mejor regresar a viejos modelos, en los que la religión, el orden y la fuerza divina guían a la clase dirigente, fuerza de la pasividad, de la pobreza, del desaliento, de la exclusión social de cada vez mayores sectores de la sociedad. El poder se convierte así en una pieza oxidada que se pudre y por momentos deja su olor a muerte afilada, aunque no toque con sus restos puntiagudos.  El viejo sistema cae y amenaza derrumbe. Ante ello hay dos salidas: o dejar que mate, o protegerse. Para ello tendremos que dejar de ser sus pilares, aún a riesgo de que nos lleve por delante, lo cual no ocurrirá si se toma una verdadera conciencia, o lo que muchos ilusos piensan es convertirse en un antisistema.

ÁNGEL VILVOORD.

UN PAÍS HACIA LOS EXTREMISMOS.

Según la última encuesta del CIS, la monarquía desaprueba de manera notoria y sólo sacan buena nota de valoración el ejército y las fuerzas de seguridad. Además uno de cada tres ciudadanos del centro de la península (Madrid, Castilla la Mancha y Castilla León) se declaran en contra del estado de las autonomías o bien quieren que tengan menos competencias, en pos de un gobierno central más fuerte, mientras en Cataluña arden los deseos de independencia. Hay que recordar que este modelo de Estado era el que existía antes de que se aprobara la constitución de 1978. Por otra parte aumentan los desequilibrios de riquezas entre pobres y opulentos y cada vez hay personas que se encuentran en el borde de lo paupérrimo o bien ya se encuentran en ese nível.

Del mismo modo las posiciones políticas se hacen más extremas. La derecha critica al 15M como antiejemplo de democracia, mientras unos ciudadanos están pensando en crear su fuerza fuerza política. Según las encuestas del CIS el PP ha perdido la mayoría absoluta e IU tiene casi tantos representantes que el PSOE;  a nivel nacional ocurre lo mismo.

Esta peligrosa tendencia hacia los dos España, la que progresista y la que inconscientemente quiere regresar a los tiempos preconstitucionales no es una mera consecuencia de la devastadora crisis económica que está sufriendo España, sino una semilla que el desorden y el caos, promovido por el PP, está generando, tal vez a su conveniencia, o a lo mejor sin darse de cuenta de ello. Prefiría pensar en lo segundo, pero resulta tan peligroso como lo primero.

Este el modo en el que un país se descompone. El New York Time retrata bastante bien la pobreza y el nivel de hambre que comienza a haber en nuestro país, en contra de la imagen feliz de un gobierno de ineptos y poco éticos.

De este modo, la tendencia seguirá si no se pone un freno.  Todo extremismo es nocivo no sólo para la democracia, sino para la sociedad que en principio la representa haciendo imposible la convivencia pacífica. Alerta entonces a los cambios que se pueden avecinar en la democrática y bananera monarquía española.

ÁNGEL VILVOORD.

¿PSICÓPATAS GOBERNANTES EN ESPAÑA?

Cuando se habla de salud mental se hace en el ámbito psiquiátrico. La psicología se ha acomodado a tratar a las personas, si es que muchos profesionales lo hacen empleando un ámbito teórico lo suficientemente abierto, mientras el análisis social se queda para otras ciencias. Nadie se cuestiona si el modelo existente es sano o no o a quien beneficia o perjudica. El gran problema o salto hacia la armonía pasa por un aspecto de especial gravedad. No se trata de un problema de inteligencia lógica sino de la emocional, subestimada por la psicología tradicional y de tanta gravedad que puede conducir a la ejecución de los peores crímenes contra la humanidad, muchos de ellos de manera imperceptible en no pocos casos.

El hecho de ser responsables no es cuestión de aceptar nuestros defectos, sino de ser capaces de aprender a aprender y a desaprender, así como de evolucionar, lo cual implica el cambio de esquemas mentales y símbolos sociales que son inútiles y muy perjudiciales. Lo contrario es el comportamiento arbitrario, no sujeto a leyes morales lógicas y coherentes, lo cual no identifica el marco con las que establezca un país cualquiera. Es posible entonces que los gestores se conviertan en los primeros delincuentes, los menos inteligentes y más ineptos para dirigir una nación.

Los  sujetos que se acogen a este modelo de comportamiento presentan rasgos psicopáticos. Se les puede considerar fríos, mentirosos, indiferentes, furibundos ante las críticas, parásitos, todo ello muy compatible con la pertenencia a una secta o una mafia. Se puede decir que no existen filtros para que un enfermo llegue a ser presidente de un gobierno en ningún lugar del mundo. El líder de Siria, con dos millones de niños en peligro de muerte, no está muy lejos de Hitler, desencadenante de la segunda guerra mundial.

imagesEn el caso de España la pretensión de que los condenados puedan ser gestores de banco supone la confirmación de que el organigrama es más complejo de lo que parece  y que diferentes doctrinas coinciden. Sí unimos iglesia católica con sus sectas correspondientes, tenencia de fondos, sector financiero, partidos políticos y un sistema de organización nada transparente donde el poder judicial está sometido al ejecutivo y al legislativo, éste último ligado al anterior en muchos casos, surge el cóctel que explica la red detrás de la apariencia de las buenas costumbres proclamadas por el catolicismo dogmático. La falta de sensibilidad social es el síntoma de estos sujetos, los cuales, defensores a ultranza de las consignas de su clan, se cierran en canal ante cualquier insinuación de corrupción o cuestionamiento de su poder intimidatorio. No importe si millones de personas sufren las consecuencias de sus acciones, si algunos se suicidan, si otras personas roban fondos de manera legal bajo su autorización o por ostentar cargos públicos o si han de comprar a cualquier persona. El concepto de relaciones sociales que manejan estos sujetos se basan en la sumisión y el cumplimiento de sus órdenes a través del miedo y/o el engaño; nadie es libre para salirse del guión y, si lo hace, se convierte en enemigo del sistema.

Detrás de este aspecto se esconde un grado impreciso de delirio de grandeza según el cual  el sujeto se auto-endiosa hasta límites patológicos que le impiden ver la realidad, unos hechos que le resultan claramente molestos e incómodos a los que resta importancia. Ello implica que problemas como el paro, la corrupción o la pobreza pasan desapercibidos, además de provocar una resistencia al cambio de ideas o tácticas para resolver problemas que afectan a millones de personas.

Para ello lo mejor es desarticular la posibilidad de redes sociales que hagan irreales los planes grandilocuentes de estos verdaderos enfermos. Los medios de comunicación, las leyes, los códigos procesales y cualquier norma está pensada entonces para impedir que la sociedad se auto-organice siguiendo principios propios, muchos de ellos más acordes con las necesidades cercanas, así como más justos para los que quieren aplicarlos. En España, por ejemplo, hay un objetivo: impedir el crecimiento de la manifestación del miedo social, lo cual puede conducir a la destrucción de todo un modelo de interrelación. Políticos, banqueros y de otros gremios se benefician de este aparente desorden en el que se establece la línea de separación: los superiores y los inferiores.

Llama la atención que la secta católica se sume a este sucio objetivo, recibiendo fondos de los gobiernos y reprimiendo la conciencia humana con su retórica barata, basada en la represión de los impulsos y el miedo como vía de control para tener una sociedad homologada donde nadie saque los pies del plato. A través de la culpa el sujeto llega al auto-estrangulamiento emocional y al bloqueo final, en el que se vende al superior moral. El opus dei está en esta línea dogmática y tiene echada sus buenas raíces en el gobierno español, por ejemplo. Hablo de hipocresía, cruda y dura.

De existir un estudio para diagnosticar al psicópata social de manera clara, muchos de nuestros gobernantes podrían estar en este cuadro y, de ser así, habría que limpiar a la clase política o poner un filtro para evitar que los impresentables nos gobiernen

ÁNGEL  VILVOORD

LA CAMORRA A LA ESPAÑOLA. MAFIAS S.A.

El PP,  el yerno del rey, los bancos…España se está convirtiendo en un circo grotesco donde cada día el verdugo saca sus facetas cómicas para seguir matando a su víctimas, haciendo elogio de su gracia. Mientras tanto la población se desangra en el paro, la pobreza, la falta de futuro, la ruptura de la cohesión social, leyes que castigan a los que menos tienen, peor se defienden ante una justicia corrupta  y son condenados a la extinción o exclusión social por un plan aún no descubierto, pero sí seguro trazado por instancias muy superiores a las españolas, incluso de la UE.

Las democracias aparecen gobernadas de repente por gestores que bien parecen ser delincuentes o psicópatas, sin que se les aplique ni el más mínimo castigo y los derechos humanos sencillamente no estuviesen ya de moda o fuesen cosa de otros tiempos. Algo muy parecido ocurre en otros países, como Grecia sin ir más lejos.

Este psicoestado de desmán oficial y permitido, lo digo así de claro, tiene como fondo el fin de un sistema inútil, corrupto y que ha dejado de existir. Me refiero al capitalismo. Y frente a ello la ciudadanía tiene que exigir sus derechos; lo malo es que la vía pacífica, llegada a un extremo, no sea lo suficientemente contundente y se lleguen a situaciones no deseables ni para los que sufrimos este golpe de estado pseudofascista, ni para los que lo están ejecutando con total impunidad porque nadie, absolutamente nadie se va a librar del desenlace si no somos capaces de poner fin a una locura que puede conducirnos a un resultado terrible y ambiguo.

La lucha se hace necesaria con una nueva conciencia. Miles personas protestan ante las sedes del PP por el caso Bárcenas, el extesorero apoyado por Rajoy, presidente del gobierno en sus horas legalmente complicadas cuando aún tenía ese cargo, y que parece haber tenido 22 millones de euros en cuenta de Suiza, mientas los recortes en educación, sanidad, a parte del envío de millones de personas a la exclusión social de manera lógica convierten a las nuevas generaciones en esclavos potenciales.  ¿Sirven estas medidas o hace falta tomar más conciencia, así como hacer cosas más comprometidas, aunque sea por el futuro de nuestros hijos? Parece que sí.

ÁNGEL VILVOORD.

1358539630_619217_1358539950_album_normal

EUROPA: DEL PRIMER MUNDO AL TERCERO.

descarga (1)Sostiene Maquiavelo que el fin justifica los medios, algo muy claro para muchos de los dirigentes de algunos países como España, por poner algunos ejemplos. Es un hecho que existe una galopante crisis económica, una realidad innegable; será por eso que se refieren tanto a ella y en su nombre cometen errores todos los días. De vuelta de Perú, un país emergente, en el que he tenido la ocasión de vivir cuatro meses, he descubierto una realidad inquietante. El destino del capitalismo no es otro que volver a su estado embrionario no siendo extraño que sean precisamente estos países los que vivan ahora una burbuja financiera de dimensiones tan impredecibles como la que sufrió Europa y que la está hundiendo en un proceso sin retorno.

El viejo continente siempre ha sido el orgullo del primer mundo, del estado del bienestar y de la falta de corrupción, sólo a nivel de apariencia, claro, porque la realidad es bien distinta. El ego europeo, que hace creer a los ciudadanos de este continente que el resto del mundo es claramente inferior, se ve enturbiado por un hecho preocupante. Europa quiere regresar a la edad media.

descarga¿Cuáles son los pasos hacia la termundialización del otrora continente controlador del planeta? Para empezar la corrupción, la cual puede tener muchas formas, tales como no estar sujeto al control judicial (Como es el caso del MEDE), el uso de leyes para proteger a los corruptos (La ley de amnistía fiscal de España permitía a los defraudadores externos pagar un 10% con un simple formulario por Internet, mientras al resto de los ciudadanos se les amenaza con un control más que escrupuloso), la manipulación de los medios informativos para que no se conozcan las vergüenzas de los partidos en el poder, como es el caso del PP o las prácticas continuadas tales como la economía sumergida, las prácticas empresariales en las que no se cotiza lo debido por el trabajador, las medidas que permiten despedir a una persona con total facilidad o la simple presunción fraude en la cobranza del subsidio de desempleo u otra ayuda como prueba suficiente para anular su pago. Si a todo esto añadimos los pagos a empresas amigas, las comisiones  ilegales y otras prácticas, España no se diferenciaría tanto de Perú, por ejemplo, donde la corrupción política es moneda de cambio. ¿Por qué este problema es un paso hacia la tercemundialización de cualquier país? En primer lugar se produce una burla de la ley en el sentido de que no es igual para todos, de modo que volvemos a modelos sociales donde los estamentos se regían por normas distintas, tenían derechos diferentes y podían acceder a condiciones de vida concretas y preestipuladas; esta forma de organización social es la propia de sociedades medievales, un tipo de modelo al que Europa camina sin prisa y sin pausa.  Ello está asociado al no reparto de la riqueza, porque, además, son los gobiernos los que se niegan a hacerlo; en España, por ejemplo, el gobierno de Rajoy se ha negado a investigar el dinero en los paraísos fiscales y poner en marcha una comisión de investigación a propuesta del anterior partido o PSOE; se puede decir, sin dudas, que muchos políticos gobiernan en el nombre de otros. Muchos de los miembros del ejecutivo images (1)español son del OPUS DEI, cuya pretensión es reestablecer el poder de la iglesia de la edad media, cuando controlaban a reyes y nobles, con la salvedad de que ahora quieren también tener el poder sobre la economía de los países y grandes multinacionales; quizás por ello el gobierno español no se ha planteado hasta la fecha recortar los fondos de la secta católica de aproximadamente de 6000 millones de euros anuales llegando a incrementar el dinero destinado a los obispos. De hecho la iglesia puede adquirir bienes en España a voluntad y no paga impuestos, al igual que sucede en países como Perú, en el que la religión católica controla universidades, colegios, empresas, políticos de gran relieve, decisiones políticas, tejiendo su red ideológica hasta dejar a las sociedades que pisa al estilo de Atila, sometidas por el miedo y la falta de educación y recursos, algo que les viene como anillo al dedo. Muchas de las declaraciones de esta secta en España van por el estilo como la del obispo de Segovia al decir que no hay relación entre los desahucios y los suicidios.

descarga (2)Por otra parte el desmantelamiento de los servicios de salud en Europa puede ocasionar problemas endémicos. En España, por ejemplo, no se pueden atender a los inmigrantes sin papeles, al tiempo que se están privatizando y cerrando ambulatorios o restringiéndose sus horarios, todo ello hacia un modelo como el peruano, en el que el ciudadano ha de pagarse las operaciones y medicamentos, con el riesgo de fallecer si no tiene dinero suficiente. En Portugal hay establecido un copago y otro en Grecia. De ahí a la enfermedad como hecho real y extendido sólo hay un paso, sobre todo si las farmacéuticas lo que quieren es seguir con sus privilegios y poner parches calientes en enfermedades como el cáncer, caso en el que no existe alternativa científica a la línea oficial.

images (2)Para desarrollar este modelo medieval lo mejor es extender el miedo a través de acciones policiales y judiciales, a veces arbitrarias, como reporta la denuncia del movimiento 25S en España y retirar fondos a la clase media privatizando todos los sectores; así la educación pública o estatal es cada vez peor y los que pueden acudir a la privada a van a ser unos privilegiados. La extensión por otra parte de la superchería y las supersticiones tales como el fin del mundo del calendario Maya  son una manifestación clara de que la sociedad europea entra en proceso de tercermundialización. Que cinco millones de españoles crean que es cierto ese absurdo apocalipsisis o que llamen a los del tarot para saber cómo va a ser el futuro en vez de acudir a la consulta de un psicólogo, son buenos ejemplos de cómo la conciencia social se hace más mediocre y se basa en el terror como sostén permanente, al igual que ocurría en Europa hace muchos siglos.

Países como Grecia, desengrasado por mafiosos como del banco Goldman Sach´s o Portugal, con un 40% de su población en riesgo de exclusión social, por no mencionar a España con 6 millones de parados, son vívidos ejemplos de que el proceso funciona y se está dando para alegría de los que se dedican a sacar fondos de sus países y los invierten en país donde la legislación es lo suficientemente blanda como para comprar no sólo voluntades sino para hacer cosas que en sus países estarían completamente prohibidas, como es el caso de Telefónica en muchos lugares de Sudamérica.

Ya está en marcha, hace tiempo que lo han pensado sus artífices y no les va a temblar el pulso si eso conduce a millones de personas a la pobreza y al control de estados totalitarios, con un solo derecho: someterse como esclavos o morir.

ÁNGEL VILVOORD.

ESPAÑA  POPULACHERA

 15M, 25S, 27O, policías, profesores, médicos, padres, alumnos, etc… ¿Para qué repetir que la gente se manifiesta si los poderes públicos hacen caso omiso a las demandas sociales? Lo único que puede hacer el ciudadano es protestar, a riesgo de que un antidisturbio pierda el norte y lo considere un terrorista; lo más correcto y ético en una democracia como la española es aguantar estoicamente la falta de futuro para uno mismo y para los hijos hasta que pase el sufrimiento, mientras Su Majestad el Rey se siente más cómodo en el extranjero. Mientras tanto los dirigentes del país se dedican, bien a contar las bondades de los ajustes, anunciando una recuperación a partir de 2013, al igual que ocurría en los tiempos de Zapatero, o a pedir la independencia de sus territorios. Primero se sumó Cataluña con la espectacular diada con más de 1 millón de personas. Ahora es el turno del País Vasco.  Es más fácil declararse anti-español para tapar los bultos debajo de la alfombra y soliviantar a las masas para que dirijan sus furias contra el estado central que hacia la ineptitud de las propias acciones o ausencia de ellas. De este modo España parece un circo donde lo más increíble está por ver.

Lo más preocupante no es la falta de conciencia de gran parte de la clase política, apoltronada en sus derechos aristocráticos decimonónicos, sino el modo en el que los acontecimientos parecen moverse. En cualquier acto oficial al que acudan miembros de la familia real hay personas que se declaran en contra del status quo, las manifestaciones como las del 27 de Octubre frente al Congreso ni siquiera han sido autorizadas por la Delegación del Gobierno; dado que los gobernantes rompen las reglas de juego democrático y convierten a gran parte de la clase media en esclavos de una pobreza inminente si no se toman medidas, los ciudadanos hacen lo propio, desobedeciendo las consignas del Estado. Es así como se construye un país tercermundista en lo organizativo, donde el orden establecido no se lleva a cabo y cada cual decide lo que mejor le conviene. De seguir por esta estela, España está condenada al desorden, mientras la clase política no deje de mirarse el ombligo y preste atención a lo que ocurre en la vida de muchas personas que sienten que no pueden dar lo que sus hijos necesitan, ni poder tener un futuro estable que les asegure una felicidad más o menos estable.

Cuando se tocan las bases de la estabilidad social se juega con fuego  y el PP lo lleva haciendo desde que comenzó a gobernar. Primero con sus reformas fiscales, después con unos presupuestos antisociales que ni siquiera se han podido llevar a cabo, en Julio por los recortes de 65.000 millones de euros y ahora con nuevas cuentas impracticables, en una situación de rescate financiero que dentro será de ayuda oficial a las entidades públicas, Estado y autonomías.. Este año 2012 o años mariano pasará a la historia como aquel en el que un gobierno no se quemó su credibilidad más rápido y ganó más enemigos que Zapatero en tres años de legislatura.

La democracia de un país no se mide por el número de sus elecciones, sino por lo justo de sus políticas. Una nación orgullosa de la que muchos ciudadanos huyen despavoridos ante la crisis económica y al que la mayoría no querrán regresar es el resultado de la ineptitud y falta de óptica de los partidos políticos, donde sólo un milagro puede dar con la solución ante tan explosivo dilema. Y en esto el ciudadano tiene mucho que decir y aportar, a menos que sea tanto se hartazgo que decida finalmente no querer participar ni del pastel, podrido de corrupción y codicia. Si algo bueno tiene España es la conciencia de muchos de sus habitantes, no de sus representantes. Muchos de éstos últimos optan por actitudes populacheras. El Sr Montoro dijo en el parlamento español que la crisis se terminaría en 2013 y  los de signo nacionalista comienzan a alzar sus consignas independentistas, proponiendo consultas populares para la disgregación de España. Fátima Báñez, ministra de trabajo dice ver señales de que se está resolviendo el problema del paro, será porque su magnífica reforma ha incrementado los ERE o despidos masivos en un 53% desde Febrero a Agosto de este año, porque desde luego más demagógica no se puede ser, pretendiendo tomar el pelo a los españoles como si fueran niños de escuela o fueran menores de edad en manos de profesores de colegios religiosos. Se dice que las mentiras tienen las patas muy cortas y por supuestas éstas ya se ven incluso antes de que acabe este año mariano.

Es lo más fácil en momentos de baja credibilidad, tocar el corazón de la gente para que no piense en los problemas reales, tal como hizo Hitler, Mussolini, y en la actualidad realiza la presidenta de Argentina, por poner algunos ejemplos. Los discursos emocionales son los propios de los dictadores. ¿Caminaremos hacia este tipo de líderes carismáticos? Aunque bien poco se puede decir de Rajoy a  este respecto, por mucho que quieran hablar de España hasta llenarse sus bocas de mentira. Es un hecho que la clase política huye de sus fracasos e impotencias y prefiere ganarse al populacho aunque esté en la miseria. Y si a eso se reducen las elecciones, muchas cosas habrá que cambiar y para eso estamos nosotros, los seres conscientes que salimos a la calle y decimos lo que pensamos sin miedo alguno y mostrando nuestras garras simbólicas.

Ángel Vilvoord.

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ.

Dice un sabio proverbio que “quien siembra vientos cosechas tempestades” y eso es lo que hacen muchos de nuestros amados políticos. No conscientes de las consecuencias de sus acciones al tener las alforjas bien llenas y seguras, se olvidan de todo los demás. Una pena.

Del mismo modo que en siglo XVIII le cortaron las cabezas a la familia real francesa en la guillotina revolucionaria, la historia va a impedir que estos señores salgan de rositas. Recordar esos tiempos, algo de menester en estos tiempos que corren, me hace pensar cómo la aristocracia con mentalidad cuasi-medieval se vio desterrada de su poder y sus privilegios hasta tener que adaptarse a los nuevos tiempos y amos del sistema, los burgueses. Era bien lógica su pretensión ya que unos cuantos vivían de su esfuerzo sin mover un dedo. Sin embargo, lejos de poner un nuevo orden, lo adaptaron a sus necesidades y engañaron a los ciudadanos haciéndoles creer que los representarían; fue el comienzo de los partidos políticos o clanes ideológicos al servicio de los intereses económicos de sus miembros: siguieron los mismos abusos y sólo una minoría se benefició de la revolución industrial del siglo XIX; el resto a sufrir y a trabajar duro. Sindicatos y mal llamados movimientos de izquierda surgieron de la nada y algunos se beneficiaron igual como en la URSS, Cuba y una larga de países que vieron como el comunismo se desmoronaba. En el fondo no habían inventando nada nuevo.

En este siglo XXI, donde la economía es virtual, la información es electrónica y la realidad artificial, el gobierno de los parásitos es bien sencillo. Seguimos con los partidos políticos, convertidos en sectas ideológicas, muchos de ellos, que sólo sirven para cohesionar intereses en conflicto y hacer que los que controlen no luchen entre sí, y de este  modo poder controlar la situación de los distintos países. Sus privilegios, dietas, salarios vitalicios, exenciones fiscales (la última que conozco para los parlamentarios peruanos, ni aquí se libran de la epidemia, en un país supuestamente emergente, pero envuelto en una burbuja económica brutal), han de conservarse por encima del interés general. Son los guardianes de otros, los bancos, los cuales tienen el dominio absoluto de la economía y mantienen esta colección de falsas democracias. Algunos de ellos, como los del PP español están aterrados y piensan con razón que las tormenta los pillará sin paragüas y rompen la doctrina oficial de sus partidos, otros siguen la norma y mientras el gobierno se convierte en el reflejo del caos y el nerviosismo justificado de las sectas políticas, los que toman decisiones no saben hacer otra cosa que dar bandazos hasta que se estrellen, muchos de ellos en la urnas y otros con la justicia del pueblo.

Así como en pleno siglo XVIII, con seis millones de parados, España se ve abocada al foso de un sistema económico, político y social en manos de psicópatas sociales que no saben hacer otra cosa que mirarse el ombligo y mirar de soslayo, no sean que aparezca una guillotina. La agresividad contenida de masas desesperadas no se puede canalizar en unas cuentas novelas ni el chismorreo de los famosillos. La verdad no se puede tapar con un dedo y tarde y temprano la mentira será revelada y borrada. Sólo falta conciencia para que esta vez sí se logre el cambio adecuado.

A modo de ejemplo esta señora es presidenta de la comunidad de Madrid y futura receptora del proyecto Euro-Vegas.

http://www.youtube.com/watch?v=5-1dHg0bubc

Y estos señores gobiernan España.

http://www.youtube.com/watch?v=2mCH7WrJuUA&feature=related

ÁNGEL VILVOORD.

 

 

DE LOS ANTISISTEMA.

El ministerio del Interior, para evitar algaradas,  pretende definir la violencia pasiva  como acto delito de desobediencia a la autoridad, con penas incrementadas a dos años, con tal de poderse establecer penas de provisionales de prisión. La idea que subyace en este proyecto es penalizar a los antisistema, haciendo que los representantes del grupo correspondiente sean responsables penales por las acciones de sus miembros.

Cuando el Sr ministro habla de los antisistema se refiere a los manifestantes violentos que provocaron daños en Barcelona con ocasión la huelga general del pasado 29 de Marzo y, por extensión, a los miembros del 15M, claro que a estos últimos no les puede prohibir  manifestarse o hacer asambleas, so pena de incumplir artículos fundamentales de la constitución de 1978.

Por lo tanto la palabra antisistema se hace extensible a toda persona que cuestione el actual orden político y considere que las posiciones alternativas han de expresarse fuera de los círculos habituales o políticos. Critica además al PSOE e IU por hacerse eco de estos movimientos o de los sindicatos.

Yendo más allá de los políticamente correcto, hay que definir un poco mejor el término. Un sistema es un conjunto de estructuras encaminadas a un fin, de modo que cada una de sus piezas cumple una función indispensable. Si se supone que el objetivo es el bienestar común, los actores de su ejecución y obtención son todas las personas que forman parte del conjunto, es decir, que en un sistema no se puede excluir a nadie y de hacerlo la meta no sería esa sino  otra bien distinta. La complejidad de la época actual exige, además, ir con pies de plomo. Ante un sistema capitalista decadente (bancos arruinados, gobiernos corruptos, ausencia de soberanía nacional, comunidades en difícil situación económica), las estructuras políticas de lo que llaman muchos democracia no responden a las demandas sociales, las verdades claves para entender qué es necesario y lo que no al tiempo que la clase política siente el vértigo del náufrago que acaba en una isla desierta, vigilado por los inversores que apuestan por su hambruna.

Pretender defender posiciones ideológicas  es humano, pero excluir a otras personas de los foros de discusión, pensando que unas ideas son completamente correctas y las demás son catastróficas no sólo es un craso error, sino lo que conduce a otra contundente conclusión: no hay modelo democrático finjido  sin capitalismo operativo, sino dictadura.

Ser antisistema es entonces ir en contra del orden justo para todas las personas, de modo que el Sr ministro podría ser lo que tanto critica si lo que pretende es  presionar con el miedo para evitar las manifestaciones de personas ahítas de tanta demagogia y desvergüenza. Hitler  fue un antisistema, Franco fue un antisistema, al igual que otros dictadores como Pinochet, siguiendo esta definición.

Por otra parte un sistema no se impone, sino que ha de ser el fruto de las sensibilidades, necesidades y conciencia de los ciudadanos en su conjunto, aunque no todas las ideologías nos convenzan. El ser humano es ante todo social y su grupo es su refugio, justo lo contrario de lo que ocurre en la actualidad cuando el capitalismo se está convirtiendo  en el enemigo público número uno para la dignidad humana por su proceso de autofagocitosis. Quienes lo defienden a capa y espada podrían ser también antisistemas, tanto como los que se oponen a un orden justo que no se corresponda con lo fijado en los últimos 200 años. Defender a ultranza principios como que la competencia es clave para la armonía social, que el estado ha de tener escaso o nulo protagonismo en lo económico o asistencial, o que la meta de la vida es el placer con el mínimo esfuerzo, es negar la necesidad de la cohesión social no como forma de intercambio sino como pieza clave para el bienestar desinteresado, más allá de los fines egoístas. Precisamente la solidaridad es lo que provoca que los individuos puedan  resolver situaciones tan graves como las actuales y negar  su validez es condenar al sistema a su desaparición. Cualquier medida encaminada a disuadir del debate social sólo significa una cosa: el terror al cambio y a que se depongan del poder, tarde o temprano, a los que lo ostentan con arrogancia.

ÁNGEL VILVOORD.

 

LA GUERRA ECONÓMICA.

Se puede decir con total seguridad que estamos viviendo una auténtica contienda de este calibre; el fin no es otro que provocar el empobrecimiento del contrario para evitar que se exprese y que ostente sus legítimos derechos. Todo esto, como no puede ser de otra forma, choca con los valores democráticos.

Es conocido que el equilibrio de la subsistencia es colectivo, que ha de existir un orden o conjunto de reglas para hacer plausible  el intercambio de servicios necesarios de modo que, a modo de trueque, todo el mundo adquiera lo que necesita, de ser posible, sin el menoscabo de los derechos del otro. Y en ello el estado tiene un gran peso, ya que se convierte en el gestor al que los ciudadanos delegan su protagonismo. Mas, habría que preguntarse hasta qué extremo es conveniente hacer semejante dejación ya que el precio por poner en otras manos lo que es nuestro cometido puede ser demasiado alto si permitimos que otros piensen por nosotros, algo que resulta de todo modo imposible. El actual juego político permite una entrega de poder por parte de la ciudadanía a niveles extremos y al final se acaba dependiendo de una sola carta por ley. He aquí uno de los orígenes de todo lo que está sucediendo.

El otro origen reside en un sistema económico esquilmado, dependiente de la explotación del otro, ya sea de países del tercer mundo, de materias primas extranjeras, del esfuerzo del trabajador por cuenta ajena o del abuso de poder en definitiva, sin ningún tipo de rubor ni remordimiento, bajo el amparo de la ley, es decir, en el marco de la impunidad frente a la violación de los derechos humanos. Esto es algo que han sufrido países como los de Sudamérica o África durante mucho tiempo y parece que la balanza se está invirtiendo: nos toca ahora probar la cicuta que me hemos dado al resto del mundo para ser considerados miembros de países “desarrollados”. Era inevitable por otra parte ya que un crecimiento basado en la burbuja provoca el consiguiente decrecimiento, algo que muchas personas sabíamos en pleno boom del ladrillo y que las autoridades económicas se negaron a ver en todo momento. Resultado: la guerra económica surge en terreno virgen, alterando todo el escenario como un huracán.

Dado que no conviene que esto se sepa, ya que cundiría el pánico más absoluto ante el caos de un cambio inevitable, es mejor dividir al enemigo, es decir, a la sociedad. Y lo mejor es dejar el arma en el suelo, que se multiplique la semilla y que la gente desesperada haga el trabajo sucio, que se mutilen energética y económicamente  hasta llegar a lo exhausto y así justificar la protección de quienes se encargan cada vez con más frecuencia de desmantelar el estado,  que, por otro lado, se cae como todo por su propio peso. La disminución en las partidas presupuestarias recientes constituye un paso más en este sentido en una tendencia de tercermundialización de los países desarrollados. Una de las cosas que me llamaron la atención de Perú, país que tuve el gusto de conocer a fondo, fue el hecho de que el estado, salvo en Lima y las grandes ciudades, era prácticamente inexistente y esta es la lamentable marcha que tanto España como el resto de Europa, con todo el incremento de la pobreza que ello implica.

Así, retirar el dinero se ha convertido en la forma más fácil y cómoda de quitar del miedo a quien nos quita seguridad en este dantesco escenario, bajo el amparo de legislaciones absurdas. Y no es sólo el estado el que se encarga de ello, sino cada uno de nosotros en nuestras acciones cotidianas. Esta acción forma parte de la global e inevitable, el derrumbe del sostén de estos últimos 200 años o ideologías rancias que están abocadas al más absoluto fracaso.

Constatar estos hechos no es difícil, pero sigue siendo un tema tabú, tanto que la masa actúa en la más absoluta inconsciencia. Como en toda batalla hay un plan premeditado: inculcar lo peor del otro ser humano y de la sociedad como injusta, insolidaria y salvaje. No hay nada positivo que destacar y los informativos se encargan de ello con las malas noticias, las únicas válidas. Enrarecer el ambiente con la agresividad y el miedo es la intención de los dirigentes, de por sí energías que generan mecanismos de autodestrucción en quienes las poseen por contagio. La desconfianza se abre paso, la falta de colaboración se impone en las interacciones sociales, y el canibalismo a niveles sublimes se impone como norma. Hay que pagar en la sociedad de consumo aunque no se pueda y haya que hacerlo con la propia vida, no importan las situaciones individuales y quien no se pueda acoger al principio absurdo y sagrado sufre el castigo. Hay que imponer, por lo tanto, el pensamiento único, el del fascismo económico, aparentemente no  ideológico ya que en su esencia rezan tres principios: no existe el otro, no existen otros seres humanos y yo soy superior al otro al tener más derecho a la vida. Estas ideas fueron las que llevaron a los nazis a matar a más de seis millones de judios. Tal vez las creencias son las mismas  y de ser así  el siglo XXI podría ser igual o peor que el XIII ó el XIV en cuanto a la esclavitud humana.

El próximo asalto es el policiaco-militar, la instauración del totalitarismo.

ÁNGEL VILVOORD.

EL DERECHO A LA VIDA Y EL DERECHO AL TRABAJO

El derecho a la dignidad humana está por encima de todos los que individualmente se nombran en cualquier declaración de los mismos, incluso la universal. El derecho a una vida acorde con lo que se necesita para nuestra supervivencia armónica en todos los planos es ineludible y cualquier violación del mismo se convierte en un sacrilegio.

Elegir quien tiene derecho a la vida o a la muerte, a la supervivencia o al sufrimiento no se realiza matando solamente, sino que se puede imponer una sentencia letal, lenta, inexpugnable, de modo que quien la sufre no sea ni tan siquiera consciente de lo que está ocurriendo. Otros se han atribuido el poder de dirigir sus designios en el nombre del sistema y las víctimas no saben ni tan siquiera que lo son.

Decía antes que había muchas formas de ejercitar ese poder y una de ellas se materializa a través del derecho al trabajo, a la vivienda, a la salud o a la educación. Cuando cientos de millones de personas se ven excluidos de este derecho y nada se hace sólo puede haber dos grandes razones para ello: la connivencia con actitudes prepotentes y la intención de que así sea por parte de quienes podrían evitar semejante infortunio. El no uso de los recursos económicos para evitar las hambrunas masivas en el cuerno de África, por ejemplo, explican que este derecho sea tan relativo, por no mencionar el de la salud, a favor de los beneficios para las empresas farmacéuticas. Está claro que hay grandes lagunas en la aplicación de las leyes que regulan las potestades humanas.

La actual reforma laboral, encaminada a agilizar las relaciones de este tipo, pretende poner el peso o fuerza en quien contrata y deja a quien trabaja en una situación cuanto menos comprometida, obligado a aceptar reducciones en el salario o a ser despedido por 22 días de trabajo por año, sino echado a la calle por estar de baja nueve días en dos meses. Tal violación del derecho al trabajo no podía quedar sin respuesta ni será así. Lo que está en juego no es la creación de empleo sino la supervivencia, algo que el gobierno español no comprende. Es tal el calado de poder sobrevivir que toca los cimientos más profundos del derecho a la vida, pudiendo suponer una condena a muerte para millones de personas. Las consecuencias de esta reforma pueden ser catastróficas: revueltas sociales, violencia colectiva y represión de las fuerzas de seguridad del Estado, mientras gran parte de la clase política toman las decisiones para seguir sobreviviendo ante la caída del sistema global; ello explica que el bienestar común haya dejado de ser prioritario y que el malestar entre la población sea cada vez más creciente. Haciendo un poco de memoria hace un siglo ocurrió algo muy similar, después de un largo periodo tras la constitución de 1876.

Y ello viene a cuento porque si la estructura que sostiene el equilibrio social se derrumba, el derecho a la vida deviene una cuestión de pura supervivencia bajo un matiz completamente egoísta. Si se retiran las fuentes de subsistencia de la población y se le obliga a doblegarse a medidas de seguridad, se incurrirá en un conflicto de consecuencias impredecibles y la reforma laboral no es más que una pieza más hacia la autodestrucción colectiva, a menos que una nueva conciencia pueda emerger y consolidar un modelo alternativo. Es comprensible entonces que aquéllos que abogan por el viejo orden consideren que hay fenómenos normales frente a otros anormales, como el 15M, al igual que sean los mismo que creen que determinadas reformas laborales o financieras, claramente dañinas para el interés común, son las únicas vías para salir de la crisis. Por ello ser antisistema equivale a ser violento y se criminaliza a los sindicatos; el mero hecho de cuestionarse la validez de la tierra en la que caminamos puede poner los pelos de punta a quienes, siempre tan seguros, no han visto temblar el suelo. ¿Están locos los cientos de miles de personas (800.000 personas según el gobierno) que se han manifestado durante la huelga general? No lo creo, más bien ya se siente el miedo de quienes creen con prepotente fe tener el don de la verdad absoluta.

 

ÁNGEL VILVOORD

EL PRECIO DE NUESTRA DEMOCRACIA.

Según los libros de Historiala Democraciavuelve a surgir en España tras la muerte de un dictador. La legalización de los partidos políticos en 1977, entre ellos el comunista, fueron pruebas de cambios. Sin embargo en ese mismo año se dictó otra ley: la de amnistía. Y es en este punto donde surgen varias preguntas.

El paso del franquismo al régimen actual, ejemplar por la falta de violencia, fue tan pacífico que un tímido intento el 23 de febrero de 1981 y otra en Octubre del año siguiente, se pueden considerar, aparentemente, como frenos.

Más de treinta años después, cuando se considera que la democracia española está consolidada, un juez osa investigar qué pasó con unos muertos de la guerra civil, víctimas del frente nacional o del viejo dictador. Y justamente cuando  casi nadie recuerda lo que antes ocurrió en nuestra queridísima España, unos fiscales, a la sombra de Fuerza Nueva y Manos Limpias, muy afines a Franco, pretenden abrir un proceso a este juez por cohecho. Su delito, según los miembros del ministerio fiscal, o según se desprende de alguna de las preguntas durante el juicio, versan sobre la ley de Amnistía de 1977, es decir, de amnistía de los franquistas.

Si el paso a la democracia tuvo el precio de no investigar las atrocidades cometidas por los fascistas ni durante la guerra civil ni en el largo periodo de gobierno dictatorial, se puede concluir, eufemísticamente, que la libertad política es una libertad prestada, que sin duda no es posible echar un vistazo atrás y limpiar a España de su historia y su atrocidad porque, de algún modo, hay muchos que defienden viejas tradiciones, entre ellos miembros de la derecha de nuestro país.

Sin mencionar al PP, por carecer de pruebas ideológicas aplastantes, que por lo general con imposibles de lograr, existe otro problema y es la misma base de nuestro régimen. Para llevar a cabo el plan, lo mejor es poner a nuestra amada España en mano de los poderes capitalistas y como todo objetivo, lo más acertado son los partidos políticos o estructuras ideológicas en las que hay una sola voz, una sola decisión y una sola relación con los otros poderes: los económicos y los religiosos. De hecho la organización de la mayoría de ellos no es para nada democrática, sino que se basa en la figura del líder, de los órganos de disciplina y la imposición de una ideología determinada que han de compartir todos los que quieran ser sus miembros. Si hay una falta de democracia en los partidos políticos, es fácil deducir que también existe a nivel global y que la democracia puede que no sea tal. De hecho durante el periodo franquista teníamos lo que se llamaban partido único, Sindicato Vertical yla SantaIglesiaCatólica, esta última vigente aún por los grandes privilegios (más de 6 mil millones de euros de aportación por parte de un Estado que se denomina laico) y una gran influencia, como las nuevas reformas que propone Gallardón sobre la ley del Aborto, haciéndose eco de las demandas de asociaciones pro-vida.

Todo ello, sin nombrar las consecuencias de las medidas económicas propuestas por Bruselas en torno al 4% de déficit público, la aprobación de un nuevo estatuto económico para los países del euro, arrojan luz sobre una realidad cada día más evidente. Que el cambio político de 1977 tuvo precio y este fue el silencio de quienes desean una verdadera democracia. Esta transición en falso, con una libertad aparente, basada en la ostentación económica y los principios más rancios del capitalismo de Adam Smith (su obra fue escrita a comienzos del siglo XIX, es decir, hace 200 años), está demostrando que no era tal el despertar sino más bien la hipnosis la que hace creer que vivimos en un Estado democrático. La mátrix más perfecta es aquélla en la que cualquier defecto es indetectable, si partimos de la censura inmediata ya que ya se encargan los medios de comunicación de omitir aquellos datos que pudieran soliviantar el conformismo de millones de personas que aún creen, ingenuamente, en su libertad, dentro de un régimen como el actual. Los controles de la conciencia además son más que efectivos ya que la tecnología se ha convertido en la dormidina de los que podría causar algún que otro problema, poniendo de manifiesto las debilidades del régimen. Vivimos en un estado de manipulación constante, ya sea por la emoción del miedo, por la amenaza (quedarse sin trabajo u otras más terribles) o por el engaño de una realidad que huele a nuestra neftalina preferida.

El fin está claro: la derecha se moderniza a pasos agigantados pero su ideología siempre es la misma. Evitar el cambio a toda costa y no tocar bajo ningún concepto el sacro principio del status quo: al enemigo se le extermina, aunque sea lentamente ya que su conciencia es el mayor peligro.

ÁNGEL VILVOORD

 EL DESENLANCE.

Estimado Sr. Rajoy,

Un electorado ahíto y  con temor le ha escogido para resolver la pésimamente llamada crisis económica. Con ministrables como el Sr. De Guindos, consejero del Banco Lehman desde 2007 hasta su lastrante bancarrota ha querido reparar el daño. No se trata de enjuiciar a su ministro de economía, ni mucho menos. La presunción de inocencia me obliga a no emitir opiniones  arbitrarias, pero los hechos son claros como siempre y a ellos nos  ceñiremos.

Mencionar su programa electoral es todo modo imposible no sólo por su inconcreción sino por que es inaplicable. No sabemos si fue hecho aposta para engañar a los electores o si se trató de un acto de ingenuidad. En cualquier caso fue una inocentada perfecta en la que su protagonista, Usted, no se atrevió a dar la cara. ¿Valentía? ¿Coraje ante los problemas? No veo nada de eso, me va a disculpar.

Nada más nombrar su gobierno, manos a la obra. Medidas de aperitivo. Subida del IRPF para las rentas del trabajo, del IBI, alza de las pensiones un miserable 1% que con la inflacción se quedará en agua de borrajas. De este modo, sorprendidos con un déficit de un 8%, a sabiendas de que la previsión no se iba a cumplir, lo primero que hacen es lo contrario: castigar a la clase media y congelar el salario mínimo. Mis más acertadas felicitaciones Sr. Presidente, porque el el Sr. Montoro se encargará de poner en la picota a más a millones de ciudadanos con nuevas medidas en la primera semana del año. Es tal la falta de previsión de su gobierno que nos van a sorprender a diario con una medida distinta,  eso sí, a la banca y a las cajas de ahorro las ventajas, incluida la supresión del 50% como límite para que las últimas no se conviertan en fundaciones bajo el control del Estado.

Sr. Rajoy, es un títere del fascismo capitalista y sus ministros también. ¿Por qué no reforman el régimen de la SICAVS? ¿Por qué no regulan las ganancias de los directivos bancarios? ¿Cómo controlarán los fondos que los millonarios sacan a otros páises o paraísos fiscales? ¿Y así piensan crear empleo? ¿Para dentro de dos años cuando  el Sr. de Guidos sugiera que hay que subir el IVA? ¿Piensan que los ciudadanos van a soportar tanto tiempo? No son ni creíbles ni acertados y es una auténtica pena que tengamos que sufrir tal suerte de ineficacia para aprender a valorar nuestra democracia. Seguro que el Sr. Aznar estará muy satisfecho con su gestión, un criminal de guerra como parte del famoso trío de las Azores, por si no lo recuerda y ya se le ha olvidado.

Existen muchas formas de aniquilamiento: las más conocidas se refieren a la muerte directa aunque hay otras referidas al silencio. Sr. Presidente, éstas últimas son más empleadas por el sistema actual. El paro aunque no lo crea es una de ellas ya que aísla del sistema y de su posibilidad retributiva. Cada vez se requieren menos sujetos para que éste funcione, de modo que una forma de lograr eliminar individuos es impedir que puedan tomar decisiones y para ello lo mejor es evitar que ganen dinero y accedan a las fuentes de control de la producción.

Cuando el parado no es más que una cifra, cuando las altas capas sociales apenas pagan impuestos o cuando no tiembla mano a la hora de recortar la ayuda a los dependientes el poder se desvincula de la sociedad, algo que lleva demasiado tiempo ocurriendo en nuestro país como para que se percate de ese pequeño gran detalle. Tal vez así, mediante un genocidio económico ( tal vez una forma legal de terrorismo político) es posible reconducir la situación a un status controlable, aunque a largo plazo conduzca a la revolución social ya que la conciencia sigue avanzando y es imposible de frenar; cuando un sistema global es inoperativo ha de crearse otro pero antes ha de existir el vacío, algo que no podréis evitar a pesar de seguir pensando que el actual o virtual es el mejor en este momento histórico, en el que, por el contrario, se exige una metarfosis. En la medida en que comprenda este mensaje actuará en nuestra representación, sin importar nuestro signo político.

Justicia es sinónima de democracia, equilibrio y evolución. No creo que la sociedad española esté dispuesta a soportar un retroceso en sus derechos y que otros se sigan apropiando de ellos, ni que dejarnos arrastrar por la corriente sea la mejor salida, y menos ahora. Las políticas han de ser ahora más que nunca valientes y encaminadas al cambio real. Todo indica que el bipartidismo puede entrar en crisis y que el abismo asoma no sólo en la prima de riesgo, algo que otros ya han programado hace mucho tiempo. Lamentablemente todos somos títeres, Usted incluido, y llegó la hora de dejar de serlo. Esperamos que no siga dejándose engañar y que opte por lo lógico: comprender que la política no es lo de antes y que no valen las medias tintas porque muchas personas comienzan a sufrir por la salvajada de errores ajenos. Basta.

ÁNGEL VILVOORD.

EL MENSAJERO.

Una nítida observación de la mayoría de las noticias emitidas en los medios de comunicación de masas permite llegar a conclusiones no previstas. Es lo que ocurre con casi todos los mensajes que nos dan todos los días. Este fenómeno no tiene ninguna relación con el tema de la noticia, el sujeto de referencia o la supuesta repercusión, expresada en el énfasis, algo de lo que comentaré después por ser un tema nada baladí. La verdad es que el consumidor de información lo primero que se pregunta es a qué se refiere, el filtro perfecto para que la idea de fondo de todos ellos calen en el inconsciente del receptor.

En este capitalismo decadente, que parece prescindir de amplias capas sociales por inservibles y las condena al genocidio económico, la tónica se ha acentuado. Todo está encaminado a dos fines: a ocultar los verdaderos objetivos  de los que están detrás de los distintas fuentes y por otro seguir creando adeptos. Para ello lo mejor es incentivar al consumo, no ya sólo a través de la publicidad, sino señalando en el mismo mensaje a qué tipo de sujeto va dirigida la información. Las escasas referencias a la problemática del paro en cuanto a problema psicológico, emocional y social, por no mencionarlo como trauma a gran escala, es uno de los síntomas, así como la no mención del incremento de la pobreza en España (de la que no se dan cifras), así como de los índices de suicidio y otros datos que podrían dar una imagen clara de cuál es la realidad sociológica dela  Españaactual. Todos la información  va dirigida al consumidor: el número de vehículos en la operación puente dela Inmaculada, los beneficios de la reducción de impuestos, el incremento en el número de turistas u otras noticias típicas como las medidas desmedidas no medidas de la casta política contra la crisis, de la que se saldrá siempre en algún momento y no se hace en el momento señalado o las de corazón y los famosos con sus excentricidades. La información va dirigida ya a quién consume, o a quién puede  actuar de acuerdo con quienes son el modelo perfecto del capitalismo decadente: el rico de vox pópuli. Los demás, los parados, los que no pueden dar de comer a sus hijos, los que no llegan a fin de mes, los que se quedan sin subsidios ni ayudas, los que no tienen cobertura dela SeguridadSocialpor quedarse sin empleo, los discapacitados que no reciben ayudas de la comunidades autónomas, incumpliendo la ley correspondiente o las víctimas de una justicia lenta con leyes absurdas no se mencionan con preferencia; el sistema ya los convirtió en desechos, en personas inservibles, improductivas y lo mejor es dejarlos así, para que se maten entre ellos o se mueran solos.

De las dictaduras con tanques y pistolas, hemos pasado a las de los bancos y grandes multimillonarios. Los gobiernos, elegidos por el pueblo, son servidores de los que manipulan la circulación del dinero y la política se ha convertido en el arte de la complicidad con quien puede decidir la muerte o la vida de millones de personas sin usar ni un arma.  El refinamiento de la sutileza ha llegado al punto cumbre de la estupidez más entrópica, sólo protegida por la manipulación y la esclavitud que podría hacer cómica cualquier película de zombies vivientes. La sociedad, inmersa en el inconsciente colectivo, vive en la inmensidad del miedo porque en realidad ya casi nada depende de cada uno y sus decisiones ya han sido tomadas y planificadas por otros como si de un partida de ajedrez se tratase, sólo que la masa no tiene ninguna pieza porque las está regalando con su falta de conciencia. Así antes de la muerte física, surge la defunción emocional en la que da igual como se sienta una persona incluso para sí misma, el camino está marcado y  el miedo se emplea para dejar al otro morir en su propio silencio. Y no se trata ya de que no sean productivos, sino de que piensan y ahí comienza el segundo paso. El énfasis en la información, jugando con el desorden en el conjunto de datos, junto a una suma tan ingente de detalles que están para colapsar la escasa capacidad de procesamiento de sujetos que per se no saben gestionar ni sus emociones, sirve para hacer a la masa clónica, de ideas generales, disfuncionales y falsas que vota al PP, por poner un ejemplo sencillo.

Y lo que es peor, la psicología está al servicio de ello, de la manipulación, de la extensión de la mentira, de la prepotencia y de las actitudes fascistas, no ya de la alta clase económica o gobierno mundial en la sombra, sino de los mismos ciudadanos, los cuales se ven tentados a defender posturas de las que dependen para caer en el vértigo y que son la premisa de su llamada estabilidad. Y en todo esto los medios representan a los portavoces de los que muy probablemente no sabremos nunca quiénes son en realidad.

En este dantesco escenario sólo la conciencia humana puede romper el maleficio, a través de la desobediencia pacífica. Una sociedad consciente y democrática en sus valores es lo más peligroso para el modelo que pretenden imponernos.

Ángel Vilvoord

ELECCIONES 20N: TUMBA DEL PP.

La ley D´Hont, una manera claramente injusta de repartir los escaños al beneficiar a los dos grandes partidos, ha otorgado 186 representantes al PP y ha hundido al PSOE a niveles preconstitucionales, 186 escaños que si no están bien empleados van a ser la sepultura del bipartidismo. Al día siguiente de las elecciones la bolsa baja más de un dos por ciento hasta los 8120 puntos y la prima de riesgo supera los 460 puntos básicos; quiere esto decir que ni los resultados electorales inmutan a los mercados, cuyas compañías se dedican a vender títulos españoles para comprar otros más seguros. De este modo la secuencia continua y los problemas se acumularán para el futuro presidente, abocado a cumplir con los dictados de Bruselas y sus jefes ocultos, es decir a recortar de dónde sea y cómo sea, de modo que tendrá doble presión: los mandamases económicos que los sostienen y los que le votaron que pronto le verán el plumero.

La ausencia de programa del PP, sin duda un problema para los recién celebrados ganadores después de tres intentos, no pondrá fácil la tarea ya que, la falta de margen de decisión impuesta por el BCE, la ausencia de mecanismos para posibilitar los préstamos, el hecho de que Rajoy y Aznar defiendan a los más opulentos, que no pagan casi impuestos y la paradoja de bajar los impuestos cuando cada vez se va recaudar menos, colocarán a nuestro presidenciable en una dura tesitura.  La falta de calidad democrática de nuestra sociedad, junto el dominio claramente dictatorial del neocapitalismo o postcapitalismo, según se mire, no va a permitir desarrollar una legislatura ni tampoco gobernar para el pueblo ya que desde el primer momento serán vigilados, estilo profético de la novela de 1984.

Por otra parte la sociedad, tras percatarse del engaño de una ilusión hinchada, no va a dudar en reclamar su espacio, pero esta vez cuando sea el PP al que muchos empiecen a señalar con el dedo acusador de su actitud cómoda. Explosión del 15M, de la diferencia entre ricos y pobres y un futuro incierto sin duda para toda la población, incluso para los mismos gobernantes. España será rescatada y vendida, siguiendo el juego de fichas de dominó: ahora nos toca a nosotros y el empujón no tiene por qué ser grande.

La crisis social será la tónica en esta incierta legislatura a la que vaticino poco tiempo ya que de las palabras a los hechos no hay mucho espacio y no creo que los españoles se vayan a conformar con discurso vacuos después de estar sentado en la Moncloa, sobre todo si siguen la estela del predecesor y la impaciencia por votar a Rajoy es la misma que la que exige resultados para conservar el status de clase media. De una sociedad tan dudosamente madura en cuanto a lo democrático se esperan muchas sorpresas y a éstas tendremos que atenernos.

Una manifestación del 15M, algo que los medios no mencionan es que hay 53 escaños que no pertenecen ni al PP y PSOE, algo que señala el comienzo del fin de bipartidismo en España, sin duda un fenómeno que se incrementará en futuras elecciones.

Llegó la hora de la verdad en la que las máscaras dejan de tener sentido y se sabrá por fin quién es quién en este no tan complicado puzzle de la pseudemocracia española.

Ángel Vilvoord

¿POR QUÉ GANÓ EL P.P. A PESAR DE QUE RAJOY NO DESPIERTA CONFIANZA EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA?

Es esta una de las preguntas que se puede hace una vez leídos los datos del CIS ya que no concuerda  el hecho de que se deje el país en manos de un partido político, que además de despertar recelos por sus acciones basadas en recortes sociales y actitudes ideológicas muy influidas por la caduca iglesia católica, su líder es peor valorado que Rubalcaba. Cualquier interpretación ante esta paradoja se queda en la superficie si los datos se basan en el voto útil, la más fácil justificación.

Lo cierto es que una vez que el sistema financiero ha conseguido no sólo lograr la peor crisis económica desde 1929 sino también tener el control del poder político, las ideologías de los partidos han pasado a segundo plano. Las decisiones que toman nuestros mal llamados representantes, además de responder a intereses más propios que públicos, son la manifestación de que la casta política es dueña de quien permite su existencia, y por ello, en el fondo, da igual quien gobierne, ya que para poder ejercer su profesión tendrá que doblegarse al gobierno en la sombra.

¿Y qué rol asume la ciudadanía en todo esto? Está claro que ninguno ya que ha sido excluida de las grandes decisiones, siendo además molesta si despierta su conciencia. Se puede decir que hemos entrado en un periodo de control obsesivo del elector en el que lo que interesa es abolir las incongruencias y dar la imagen de que lo importante es el interés común. El Estado del Bienestar tiene su inconveniente: la comodidad con la que el ciudadano medio ve cómo el Gran Padre  soluciona sus problemas sin que tenga que hacer esfuerzo aparente y el derecho que le otorga a exigir a la clase política que siga haciendo lo mismo como si nada ocurriera. Intuyo que el sólo temor a que se vaya a ver desprotegido le hace buscar al más fuerte. Se necesitan padres para la democracia, padres que tutelen la seguridad, la concreción de nuestros derechos y la sensación de que la libertad política es algo permanente.

Semejante fantasía sólo es posible si quien vota  llega a creerse sin tapujos que  el acuerdo social o de organización colectiva implica su aceptación, como salvaguarda de que pueden seguir viviendo como individuos en el entorno cultural del capitalismo, es decir, de la autonomía personal como fuente de riqueza y prosperidad. Semejante modelo de relaciones sociales, no modificable de manera inmediata, ni aunque el sistema se hundiese de manera literal, no va a languidecer ni con seis millones de parados; el pánico se apodera de la sociedad cuando es ella misma la que tiene que tutelar sus derechos. Esta sociedad pre-adolescente, incapaz de comprender la trascendencia de sus  actos y decisiones, incluso en el contexto social y diría que íntimo, crea parásitos cuando el sistema falla. De este hecho a que se percaten de que sus políticos son reflejos de su nivel de moralidad hay un largo trecho y mucho me temo que habrán de pasar varios años y décadas para que la sociedad española madure después del sueño de morfeo en la cuna dorada de la Europa de la clase media.

La sociedad española no ha entendido la conveniencia de asumir las consecuencias de sus propios errores, al igual que tampoco lo hace la mayor parte de la clase política, del mismo modo que el considerarse del primer mundo tras muchos años de dictadura y de complejos ante el resto de Europa ha creado una falsa autoestima. Considerar que es hora de aceptar los retos, de que la democracia no es algo que nos regalan sino que se tiene que ganar a pulso y todos los días son desafíos difícilmente asumibles para un país que comenzaba a probar las mieles del anhelo soñado. Mucho cuidado entonces porque  a golpe de estabilidad impuesta gana el partido que lo representa ante el caos actual en lo económico, sociológico y mental de un país abocado a un rescate financiero.  El miedo a considerar  las bases del autoreconocimiento como falsas y quebradizas, junto a la sensación de horfandad que genera el Estado ante su ausencia creciente en áreas fundamentales como son la educación, la sanidad y otras, generan la reacción de necesidad de orden y quién mejor para ello que el PP, con su mensaje prepotente que no acepta contradicción alguna, fuerza que al fin y al cabo es débil ya que su programa es ambiguo , al igual que lo es la esencia del orgullo de sentirse español en momentos como los actuales, partiendo de la falsa superioridad como europeos. Tal vez votando al PP pasen por la experiencia necesaria para aprender que la democracia no es sólo cuestión de votar cada cuatro años, algo que muchos ya hemos descubierto en este país. Lo malo es que su línea política es claramente dañina con la precariedad en la clase media.

Ángel Vilvoord

 

 

ÁNGEL VILVOORD.

 

 

DIGAN LO QUE DIGAN

Muchas son las preocupaciones en los medios de comunicación. La prima de riesgo española ha alcanzado los 401 puntos  y un interés en la  deuda pública del 6,25%, situación similar a la de Grecia poco antes de solicitar la ayuda por parte del FMI y el Fondo de Cohesión Europeo. Otras de las noticias es Italia, el cuarto candidato a ser esclavo de las grandes usurpadoras financieras; ni una sola palabra de los incidentes en Grecia, como si no existieran los millones de personas que padecen las torpezas y tropelías para seguir con su trabajo inconcluso; de este modo nos cuentan desde Bruselas los acontecimientos como si se tratase de un cuento truculento en el que alguien quiere sacar tajada, como una película de terror;  claro que a los políticos que salen tan bien vestidos en estas noticias tan jugosas parecen no muy afectados, como si todo fuera a resolverse para seguir como antes, cuando nació de la concha el sueño del euro. Los medios de comunicación se han hecho grandes maestros en el arte de disimular el dolor humano; prefieren mirar a los que siguen luchando por conservar este sistema corrupto en vez de dirigir su atención a los necesitados, como si sintiesen alguna vergüenza. Para eso mejor escuchar a Rubalcaba que sin duda tiene mucho que contar a los ciudadanos, sin incluir  al Sr. Rajoy y sus secuaces, con su retahíla de peticiones de elecciones anticipadas, la gran varita mágica de las rebajas de la democracia.

Envueltos en un antifaz y una mordaza, cada vez que suena la melodía  en la primera o antena 3, se sigue vertiendo,  poco a poco, gota a gota, el silencio más fuerte que el dolor del abandono de otras personas que no dejan de gritar lo que hay más allá de las paredes.  Por si fuera poco la fiesta no acaba allí, la anestesia general se vuelve a inyectar por las pupilas para ser inmune al hambre y al dolor. La lucha contra la herrumbre va a ser dura y mejor no contarlo. Domina la impotencia y el humor más siniestro. Mejor hablar a los ciudadanos de cualquier asunto, a ser posible que sea morboso y con final no feliz. ¡Qué gusto da hacer sufrir a la masa! Así mientras se asusta se entretiene charlando de asuntos no personales, se evitan problemas y reclamos a la clase política. Hay que seguir la tradición porque parece que hay un alto porcentaje de personas que se siente cómodas haciendo lo mismo una y otra vez, pensando de la misma forma día tras día, mirándose el ombligo después de los piropos de la publicidad o criticando a quien dice lo que ellos no se atreven o a quienes  les señalan como seres acomodados en su pereza mental.  A todos ellos van dirigidos los medios.

El plan, puesto en marcha, ya está dando sus frutos: el Partido Popular, aliado de la extrema derecha, de la banca, del Fondo Monetario Internacional, del Vaticano y el Opus Dei, ganará las próximas elecciones generales: euforia, mejor el cambio aunque haya más corrupción, a pesar de que las encuestan señalan al actual partido de la oposición como el que más desatinos legales tiene; los mensajes constantes tratan de perfumar  las heces con jabón, tanto que  aquélla parece colonia  más que puro excremento o será que los ciudadanos, de tal intoxicación, ya han perdido el olfato, no tan extraño en una sociedad que llaman democrática.

ÁNGEL VILVOORD.

EL SISTEMA Y SUS VÁSTAGOS.

Existen mil y una formas de vivir, de morir y de asesinar. Las personas molestas pueden ser eliminadas de muchas maneras, incluso en las denominadas “situaciones de democracia aparente”. En todo sistema hay un conjunto de creencias que lo sostienen y otras que lo destruyen y se trata, claro, de hacer énfasis en las primeras para evitar que se expresen las segundas. Durante la dictadura franquista cualquier manifestación en contra de la iglesia o los principios del movimiento nacional se consideraba blasfemia política que merecía cárcel en muchos casos; es más, durante la posguerra muchos murieron asesinados por ser sospechosos de ir contra el régimen del General Francisco Franco. Lo demás fue coser y cantar: imposición del miedo, de la censura, catolicismo  y  silencio forzoso.

75 años después de la guerra que dio fin ala SegundaRepública, vigente el tan deseado Estado Constitucional tras casi 40 años de dictadura, se impone de nuevo la revisión. Nuestros hijos no merecen nacer para ver tan dantesco espectáculo: cambio climático global que condena al hambre a millones de personas en todo el planeta,  más de cinco millones de parados, falta de ilusión, falta de medios, carencia de futuro, incertidumbre, manipulación y censura en los medios de comunicación, debacle económica en los llamados “países desarrollados”, abocados a una nueva etapa de recesión económica, todo ello junto a unos valores sociales que son poco satisfactorios para el libre desarrollo de cualquier ser humano. Está claro que el sistema capitalista llega a sus últimas horas de honestidad; jugar con la prima de riesgo de los países europeos, con la bolsa y la economía de Europa y EEUU como si se tratara del monopoly, suponen el inicio de la desesperación; sólo la economía virtual puede alimentar la sed de poder de las familias más ricas del planeta, las cuales rigen  los designios de todos los gobiernos del mundo, personas sin nombre en los medios de comunicación y las más ricas del planeta que hacen de  nuestros políticos puros títeres. Y para todo este plan lo mejor es neutralizar el papel de la sociedad. De las dictaduras evidentes hemos pasado a las silenciosas, que no se sienten, pero que impiden la libertad, de esas que matan lentamente, y de esas formar de hacerlo tratará el próximo párrafo.

La manera más sinuosa y lenta es acabar con la conciencia, con la claridad con la que se percibe lo que es justo y lo que no lo es, algo que todos los sistemas económicos, políticos o religiosos han hecho y siguen haciendo. Actualmente se cuenta con gran cantidad de medios para ello y la televisión es el más socorrido. La manipulación informativa llega a niveles vergonzantes, sólo los políticos y otras personas dignas de importancia figuran en los titulares, aunque sólo suelten falacias y verdades a medias, que ni tan siquiera estas personas se dignan en contrastar delante de las cámaras, aunque sea por decoro personal; si, además, según  la constitución, nos representan y toman las decisiones en nuestro nombre, doble peligro ya que está claro que nuestros intereses no están a salvo. La manipulación de los sentimientos, creando mecanismos de proyección de nuestras emociones negativas en personajes anónimos o creándonos enemigos virtuales, gracias a la repetición de un mensaje falso, es otra manera de hacerlo: de este modo se divide a la gente en un bando o en otro, de modo que “estás conmigo o contra mí”. El silencio es otra forma: evitar hablar de aquellas situaciones que ponen de manifiesto los defectos de un sistema de gobierno imperfecto, hace ignorar a la masa ciertos hechos para compensar tal carencia en acusaciones y críticas contra los contrincantes que desean devorar al frente al que se pertenece, aunque Usted no se beneficie en nada de esa lucha y no sea más que otra víctima de lo que considera sus líderes. Así, en una sociedad de conciencia callada, es muy fácil engañar, invertir los hechos, calumniar y difamar sin motivo y sembrar el miedo, el gran aliado de los grandes manipuladores, y el odio, para que otros se encarguen de hacer el trabajo sucio, aunque luego no importen para los objetivos finales.

El dinero es la otra arma. Sumergidos los hombres en la idea de que el llamado vil metal está por encima de nuestras creencias, emociones, trabajo interior y dignidad, se hace cierta la novela de Göete; es como vender la propia alma al diablo. Suprimir las fuentes de ingresos crea más corderos para el ganado del sistema capitalista, siendo más fácil que agachen la cabeza ante el jefe de turno o los valores sociales imperantes en la sociedad, basados en la imagen, la autosuficiencia como medio de subsistencia, la dependencia como hecho que nos convierte en débiles y por lo tanto en presas de la sociedad o cualquier individuo masificado (basta con el mero rechazo para hacerlo) y en el orgullo de “yo siempre llevo la razón por mi propia experiencia”. Se ha creado una sociedad fundamentada en la prepotencia, sobre todo en el ámbito del primer mundo y de Europa y este pilar está lapidando todo nuestros logros. Pero, volviendo al inicio de este párrafo, decía que había otra arma y a ésta me referiré. Una bajada de salarios o una no subida, la amenaza de que embargan la vivienda si no pagas la hipoteca, otorgada en condiciones dudosamente legales en cuanto al valor catastral de la vivienda (el cual ha sido establecido por los bancos) o crear crisis periódicas para generar una masa de parados, a sabiendas de que se están dando créditos basura (tal como ocurrió en EEUU cuando Standar & Poor´s dio la máxima calificación a los que daban las entidades financieras antes de que estallara la burbuja inmobiliaria en el año 2007 en dicho país, y origen inmediato de la actual y mal llamada crisis económica), son formas de presionar y obligar a los ciudadanos a entrar en el juego de normas nuevas de funcionamiento. Y todos aquellos sujetos que no se adaptan son eliminados sin más para engrosar el listado de grupos de exclusión social: jóvenes, mayores de 45 años sin empleo, personas de tercera edad con pensiones bajas, y dentro unos años personas que no tendrán ni derecho a ellas ante una reforma hecha más bien para quela Sanidadtenga pocos gastos, más que para cubrir necesidades futuras. Dado que la puerta de esta arma letal es el inconsciente colectivo, ello la convierte casi en infalible. Habría que cambiar todo el sistema de valores de la sociedad e invertirlo para hacerla  inviable, hecho, que dada la baja autoestima del hombre y la mujer masificados haría necesario el paso cuanto menos de una generación.

De este modo tenemos todos los ingredientes de las suaves estrategias, las cuales se emplean mientras no hagan falta las más duras. Éstas últimas son el ejército y la policía: en Siria están acribillando al pueblo por oponerse al régimen de un tirano, mientras en el resto del mundo sólo saben  presionar diplomáticamente para evitar el derramamiento de sangre. Si realmente hubiese una animadversión ante tanta barbarie ya habrían tomado otras medidas los gobiernos de otros países como España, mas prefieren esperar a quela ONUtome una decisión, a la espera de que Rusia y China, los aliados del Régimen de Assed el Assad, permitan que se lleve a cabo. La vida humana no tiene ningún  valor, y menos los de aquéllos que luchan por su libertad y sus derechos, la verdadera esencia de la democracia, porque son peligrosos. En la visita del papa a Madrid algunos policías parecen estar aprendiendo esta técnica sembrando el terror contra ciudadanos que ni siquiera tenían relación con las manifestaciones contra la forma en que se ha organizado la visita de Benedicto XVI, mientras sí están al servicio de la seguridad de los peregrinos y del santo padre. Menos mal que estamos en un país que llaman democrático. Mas el uso de la fuerza física y la amenaza, como último cartucho de un sistema global que merece una regeneración desde sus raíces, es ya una realidad en Grecia, después de cada manifestación enla PlazaSintagma, donde los ciudadanos helenos, hartos de tanto engaño, salen a la calle para mostrar su descontento, mientras les lanzan gases lacrimógenos. Democracia, democracia y democracia del siglo XXI. ¿Hará falta otra guerra, otra excusa para aniquilar a gran parte de la población mundial como en las dos grandes contiendas del pasado siglo? Puede que no; el hambre en África va  aniquilar a millones de habitantes en el cuerno de dicho continente, la zona de mayor producción de oro y diamantes, sin que a ningún millonario o empresario de compañías armamentísticas se le ocurra dar los fondos para evitar el desastre, porque existen los medios para ello.

Mientras tanto sólo queda expandir la conciencia, la sensibilidad y la fuerza para  decir de forma clara lo que es justo y lo que  no lo es. Hay hechos que no se pueden tapar, ni con un trillón de euros.

ÁNGEL VILVOORD.

15M.

Anuncios

7.554 respuestas a OPINIÓN

  1. Pingback: samsung un75f8000 led hdtv review

  2. Pingback: Carl R.Vaughan

  3. Pingback: my review here

  4. Pingback: Danielle L.Higdon

  5. Pingback: tennis scores

  6. Pingback: athletic shoes

  7. Incredibly best man toasts, nicely toasts. is directed building your own by way of the wedding celebration as a result are supposed to try to be witty, amusing and consequently unusual as well as. best mans speech

  8. How much of an exciting piece of writing, continue creating companion

  9. rob dijo:

    Thanks for this informative article:)

  10. A 20 ml cartridge of tobacco oil can last a long while. Tobacco oil has no carcinogens or tar. The nicotine in the tobacco is what causes heart disease and cancer. Tobacco oil is minus the nicotine hence these dangers are not present. For those who still need a -śkick-ť from smoking the tobacco oil has a nicotine content ranging from zero to a high level of 10 – 14 mg / ml.

  11. Related Articles – electronic cigarettes uk, e-cigarette uk, e cig brand uk, e cigarette reviews uk,

  12. UKS 27 dijo:

    Tobacco is said to be one of the very harmful components that human intakes primarily by means of cigarette. According to several reports every year more than 5 million deaths occur throughout the world because of high intake of tobacco. However tobacco is not a must requirement for the human body and hence it is definitely a preventable disease. Thus any sort of new device that comes and proclaims to remove the habit of smoking is appreciated by the people. The electronic cigarettes are one such new invention which says that they will remove the habit of smoking among people and hence reduce the health damages that a tobacco results into.

  13. All things considered, what a great site and informative posts, I am going to upload inbound link — bookmark this web site? Regards, Reader.

  14. Pingback: Samsung Plasma TV Reviews

  15. Yes, and with proper planning achieving a quality education is definitely obtainable http://www.thelittleblackbookofafinancialaidofficer.com/

  16. When I initially commented I clicked the “Notify me when new comments are added” checkbox and now each time a comment is added I get three e-mails with the same comment. Is there any way you can remove me from that service? Bless you!

  17. Pingback: Brian L.Larson

  18. Pingback: Viagra Without Prescription

  19. Pingback: ambien

  20. Pingback: Chicken Stir Fry

  21. Pingback: Percocet

  22. Pingback: ambien

  23. Pingback: obat kutil kelamin ampuh

  24. Pingback: obat kencing nanah mujarab alami

  25. Luigi Fulk dijo:

    Zune and iPod: Most people compare the Zune to the Touch, but after seeing how slim and surprisingly small and light it is, I consider it to be a rather unique hybrid that combines qualities of both the Touch and the Nano. It’s very colorful and lovely OLED screen is slightly smaller than the touch screen, but the player itself feels quite a bit smaller and lighter. It weighs about 2/3 as much, and is noticeably smaller in width and height, while being just a hair thicker.

  26. This is getting a bit more subjective, but I much prefer the Zune Marketplace. The interface is colorful, has more flair, and some cool features like ‘Mixview’ that let you quickly see related albums, songs, or other users related to what you’re listening to. Clicking on one of those will center on that item, and another set of “neighbors” will come into view, allowing you to navigate around exploring by similar artists, songs, or users. Speaking of users, the Zune “Social” is also great fun, letting you find others with shared tastes and becoming friends with them. You then can listen to a playlist created based on an amalgamation of what all your friends are listening to, which is also enjoyable. Those concerned with privacy will be relieved to know you can prevent the public from seeing your personal listening habits if you so choose.

  27. Issac Maez dijo:

    Zune and iPod: Most people compare the Zune to the Touch, but after seeing how slim and surprisingly small and light it is, I consider it to be a rather unique hybrid that combines qualities of both the Touch and the Nano. It’s very colorful and lovely OLED screen is slightly smaller than the touch screen, but the player itself feels quite a bit smaller and lighter. It weighs about 2/3 as much, and is noticeably smaller in width and height, while being just a hair thicker.

  28. I’ll gear this review to 2 types of people: current Zune owners who are considering an upgrade, and people trying to decide between a Zune and an iPod. (There are other players worth considering out there, like the Sony Walkman X, but I hope this gives you enough info to make an informed decision of the Zune vs players other than the iPod line as well.)

  29. Andrew Pelt dijo:

    Between me and my husband we’ve owned more MP3 players over the years than I can count, including Sansas, iRivers, iPods (classic & touch), the Ibiza Rhapsody, etc. But, the last few years I’ve settled down to one line of players. Why? Because I was happy to discover how well-designed and fun to use the underappreciated (and widely mocked) Zunes are.

  30. Hands down, Apple’s app store wins by a mile. It’s a huge selection of all sorts of apps vs a rather sad selection of a handful for Zune. Microsoft has plans, especially in the realm of games, but I’m not sure I’d want to bet on the future if this aspect is important to you. The iPod is a much better choice in that case.

  31. Luigi Fulk dijo:

    The Zune concentrates on being a Portable Media Player. Not a web browser. Not a game machine. Maybe in the future it’ll do even better in those areas, but for now it’s a fantastic way to organize and listen to your music and videos, and is without peer in that regard. The iPod’s strengths are its web browsing and apps. If those sound more compelling, perhaps it is your best choice.

  32. This is getting a bit more subjective, but I much prefer the Zune Marketplace. The interface is colorful, has more flair, and some cool features like ‘Mixview’ that let you quickly see related albums, songs, or other users related to what you’re listening to. Clicking on one of those will center on that item, and another set of “neighbors” will come into view, allowing you to navigate around exploring by similar artists, songs, or users. Speaking of users, the Zune “Social” is also great fun, letting you find others with shared tastes and becoming friends with them. You then can listen to a playlist created based on an amalgamation of what all your friends are listening to, which is also enjoyable. Those concerned with privacy will be relieved to know you can prevent the public from seeing your personal listening habits if you so choose.

  33. Pingback: Obat Sipilis Instan

  34. Pingback: Obat Herpes Terbaru

  35. Pingback: Obat Herpes Paling Cepat

  36. Pingback: http://whalegenome.net/index.php?title=Locate_and_acquire_Camping_Stickers_online3948640

  37. Pingback: http://www.whalegenome.net/index.php?title=Use_Pixel_Marketing_To_Drive_Traffic_Towards_Your_Website1392687

  38. Pingback: http://www.crayonpedia.org/wiki/index.php?title=Proper_Dog_Training_Techniques_For_Training_Your_Dog_With_out_Penalties_-_Redirection6998770

  39. Pingback: http://whalegenome.net/index.php?title=Use_Website_owner_Tools_to_Get_Higher_Website_Position3621143

  40. Pingback: http://petei.org/index.php?title=The_best_way_to_Download_and_install_Your_Own_Personal_Vimeo_Movies2966761

  41. Pingback: http://dsp.hear.fi/wiki/index.php?title=Cellular_Software_Improvement_-_Common_Misconceptions_Compared_to._Fact9709478

  42. Pingback: http://whalegenome.net/index.php?title=Choosing_The_Best_Web_optimization_Company_To_Your_Small_business5496536

  43. Pingback: http://whalegenome.net/index.php?title=JFK_Conspiracy_along_with_other_Ancient_Strategies6906117

  44. Pingback: http://wiki.npac-ntch.org/index.php5?title=Tricks_For_Visiting_Coronado_Isle8743290

  45. Pingback: http://qm.dr-schmidt.info/index.php?title=E-cig_-_Cigarette_smoke_With_no_Fireplace4767257

  46. Pingback: http://www.id-anime.info/index.php?title=Developing_Great_Skin_Care_Behavior9349630

  47. Pingback: http://agrowiki.nubip.edu.ua/wiki/index.php?title=Is_Social_Media_An_Important_Component_Of_Corporations_Online917807

  48. Pingback: http://qm.dr-schmidt.info/index.php?title=Going_Poultry_-_Top_notch_10_Points_of_interest_You_Don't_Prefer_to_Pass_up3211003

  49. Pingback: http://holebandwiki.com/wiki/index.php?title=Nike_Atmosphere_Jordans_Boots_-_Usually_Well-liked8227648

  50. Pingback: http://mobimeasure.co.za/w/index.php?title=Advantages_and_Disadvantages_of_Pellet_Stove_Home_heating_for_Your_Home8692602

  51. Pingback: http://www.wikimatika.ru/index.php?title=Exploring_Varieties_of_Health_care_Tasks_in_Latest_Times5604780

  52. Pingback: http://www.wikifx.ru/index.php?title=Some_Carp_Fishing_Tackle_-_The_Carp_Fisher's_Wants3574979

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s